« ATRÁS
EN - DE - FR - ES

Adquirir una pintura

Todos los cuadros son expresiones de principios / realidades espirituales. Yo los recibo y los doy gratis, en parte también como impresiones fotográficas. Una compensación material para los gastos es bienvenida; a pedido se dan los detalles contables. Este principio de donación gratuita no es posible para las grandes impresiones en aluminio dibond por razones de costo. Por lo tanto, el precio de una obra se fija junto con el comprador como una compensación financiera.

Para su orientación: La cantidad de trabajo para la producción de una pintura es de 10-20 hs.

Si Ud. Está interesado en adquirir una pintura, por favor, envíe una solicitud indicando el título de la imagen y una propuesta de precio que para Ud. sea el correcto. El precio no ha de ser un impedimento para que compre una pintura, siempre que se cubran por lo menos los costos de impresión y de envío. Solamente pueden ser adquiridas las “Imágenes de Síntesis”. La calidad de los datos de las “Primeras Pinturas” sólo permite una calidad de reproducción  muy limitada (impresión en formato pequeño).

Ver también:  “Acerca de las pinturas”, extracto:

Los datos digitales están impresos en papel fotográfico de alta calidad, sobre placas de aluminio dibond de 3mm (con 2 puntos de suspension y 2 separadores) y una capa de protección UV. En la parte de atrás hay un papel con el título de la imagen y una descripción por el artista sobre el simbolismo de la imagen y cómo surgió. La imagen está firmada por el artista, confirmándola como original. Esta versión puede ser adquirida. Es original en el sentido de que es una expresión sumamente precisa de la obra del artista. Sin embargo, no es sólo un original o una edición limitada. Es la intención del artista mantener esos originales disponibles para el futuro, siendo así ilimitados. Incluso después de su muerte pueden ser producidos como originales. Esto corresponde a las energías acuarianas que se expresan en las pinturas y que no pueden ser capturadas al comprarlas para limitarlas a “la obra de arte original” tal como el mercado del arte solía hacer.