« ATRÁS
EN - DE - FR - ES

115

Aries – Penetración

12 de diciembre de 2016, lápices y trabajo fotográfico

Los antiguos profetas védicos describieron la sabiduría profunda con la ayuda de símbolos. Ellos vieron la manifestación de una nueva creación como si saliera de un huevo áureo y penetrara en las diferentes dimensiones del espacio. Ellos visualizaron el comienzo de un nuevo ciclo con la historia de cómo fue cortada la cabeza del orgulloso Daksha y reemplazada por la cabeza de un carnero, el símbolo de Aries, el poder de ir hacia adelante y penetrar. Ellos tomaron además al caballo como símbolo de la fuerza vital y vieron a Aries como la cabeza del caballo. Los rayos del Sol, el transmisor de la fuerza vital, han sido llamados los caballos, y los siete rayos se han visualizado como siete caballos que tiran del carruaje del Sol. Se entiende que los rayos del Sol se difunden en el espacio, estando presentes al mismo tiempo en el Sol, en la Tierra y en el espacio intermedio.

Al meditar sobre esos símbolos y cualidades durante varios días, la imagen se desarrolló lentamente. Tomé la cabeza de carnero de la foto de una fuente en la antigua ciudad de Berna. La coloqué dentro de un círculo de doce soles y creé una esfera con los siete colores del espectro sobre el fondo de un espacio estrellado. En el medio del círculo coloqué una forma de huevo desde la que se difunde la luz – un símbolo de la Profundidad Primordial, Aditi, la Madre, quien dio a luz a los Devas, comenzando con el Dios Sol.

En la parte inferior de la imagen creé una esfera de fuego alrededor del Sol y coloqué siete cabezas de caballos blancos y les agregué llamas con los colores de los siete rayos. Creé las cabezas de los caballos con la ayuda de una foto de Wikipedia de “Aleph” mostrando la cuadriga de la puerta de Brandenburgo en Berlín de noche.


103

Aries – Los Tres Grandes Fuegos y la Kundalini Cósmica

16 de Diciembre 2015, lápices y trabajo fotográfico

Los tres signos de fuego del zodíaco – Aries, Leo y Sagitario – se han descrito como tres fuegos: el fuego cósmicoo eléctrico es el espíritu, la energía pura. Se expresa a través del fuego solar, la energía del alma y luego a través del terrestre fuego por fricción o la expresión visible de la energía. Antes de que la energía se consolide en polvo estelar para formar las estrellas y los sistemas solares, las escrituras orientales la llaman la gran serpiente, Ananta, la Kundalini cósmica. Se la ha identificado con la constelación del Dragón y se la ha descrito moviéndose sobre el gran océano de leche, el inmenso océano de globos solares en diversas etapas de formación.

Visualicé a los tres grandes fuegos como tres soles, utilizando la foto de un amanecer sobre el Mediterráneo. Los globos de fuego están conectados por una lluvia de luz, donde el inferior recibe del superior y a su vez distribuye la luz.

Construí el movimiento serpentino de la Kundalini cósmica formando una espiral a través de los diversos planos de la creación, con la ayuda de elementos de una foto de una galaxia en anillo. La cabeza de la serpiente está arriba y la cola en la esfera inferior. Se mueve alrededor de los tres centros ígneos y crea la matriz para la consolidación ulterior del universo visible.


92

Aries – El Regente de la Dinastía Solar

14 de Diciembre 2014, lápices y trabajo fotográfico

Las primeras leyendas de la historia de India mencionan dos dinastías, la “raza del Sol” y la “raza de la Luna”. La Dinastía Solar de los “Hijos del Sol” fue la dinastía real del primer rayo, a la que pertenecía el Señor Rama. El Maestro Morya, quien es de naturaleza ígnea, pertenece a la Dinastía Solar y es su último representante. Él es el Maestro del signo solar de Aries y representa al Fuego en nuestro planeta.

Para esta pintura utilicé la foto de una enorme erupción solar y una de la Tierra creciente, para simbolizar el descenso de los hijos del Sol en nuestro planeta. En el fondo generé el sendero del descenso y esferas en azul y rojo indicando el proceso de recepción.

En la parte inferior coloqué una imagen del maestro Morya y fusioné dos coronas para su tocado, con un disco solar en el fondo.

80

Aries – El Nacimiento de una Mariposa

26 de Noviembre 2013, lápices y trabajo fotográfico

Aries inaugura el año astrológico y representa el nacimiento del hombre espiritual. También simboliza el lugar de nacimiento de una idea, de un impulso espiritual que toma forma.

La mariposa es un símbolo del alma. Así como la oruga es totalmente diferente de la crisálida, la mariposa que emerge de ella es nuevamente un estado totalmente diferente: sus movimientos ligeros hacen que sea difícil creer que un ser así provenga de los estados anteriores.

En esta pintura traté de ilustrar el estado de transformación que atravesamos en nuestro camino hacia el nacimiento espiritual: se ve una cabeza humana como un capullo del que emerge un ser de luz con alas como una mariposa. Construí la cabeza utilizando diferentes capas de un cuadro mío y las fusioné con un cuadro del Maestro CVV. Frente a la cabeza se ven las imágenes fusionadas de un capullo vacío ampliado, de una crisálida con la mariposa todavía en su interior y de una mariposa que está emergiendo – tomadas de una mariposa “plain tiger”por un amigo de India. Hay otra mariposa frente a la cabeza, como si surgiera de ella, y se ven otras volando en la vastedad del espacio.

67

Aries – El Nacimiento de un Diamante

30 de Noviembre 2012, lápices, crayones y trabajo fotográfico

Esta imagen ilustra la enorme presión de la sociedad de hoy, lo cual puede causar un proceso de transformación. Lo visualicé con un volcán, símbolo de la expulsión de la materia del interior, a través de un proceso ígneo de alta presión. En su parte superior hay un diamante como el resultado más brillante de la naturaleza, en un proceso de transformación a través de la presión.

Para la candente cámara del magma, tomé fotos de los corredores subterráneos y pasadizos del shopping de la estación central de Berna, y las fusioné. Diversos volcanes y diamantes, además de una flor rosada de cactus echinopsis para los destellos de las llamas en la parte superior, dieron la estructura dramática, con ríos de lava y la “cámara del magma” de la frenética vida cotidiana.

53

Aries – El Principio de la Madre y el Descenso en 10 pasos a la Creación

20 de Noviembre 2011, lápices, crayones y trabajo fotográfico

De acuerdo con las enseñanzas de la sabiduría, la persona Cósmica es el principio del Dios supremo que existe por sí mismo, sin madre ni padre. Desde allí desciende el principio de la Madre y concibe a la Creación en su vientre como a un hijo. Ella desciende en 10 pasos a través de 4 planos, hasta el plano denso de la materia. La Madre está representada como una joven mujer, los planos están representados como esferas, y los 10 puntos de la década pitagórica simbolizan la creación completa. Su centro está en el vientre de la mujer, la punta superior del triángulo en su centro del corazón. Ella está de pie sobre un loto, el principio del despliegue. Dentro de sí lleva una forma del Señor Vishnú, el Señor de la impregnación.

Hay un ejercicio de visualización en el que imaginas a lo Divino – sea Cristo, Vishnú o quien sea – de pie sobre el plexo solar, convirtiéndose el que medita en uno con él. La delicada figura de la Madre está en el área de tension entre la emergencia seminal y el tremendo poder de las energías que se manifiestan. Ella lleva en su corazón esta tensión entre la delicadeza y el poder de la presencia de Vishnú.

37

Aries – El Fuego de la Vida

4 de Marzo 2011, lápices, crayones y trabajo fotográfico

Aries es el signo más poderoso, el comienzo de un nuevo ciclo anual con el equinoccio de primavera. Se ve la fuerza vital trabajando por todas partes en la naturaleza. Las energías del Sol traen un nuevo impulso, y esto está simbolizado por el caballo. Hay siete rayos de la luz única, descritos como siete caballos. Se los ve en el cuadro como si vinieran de un glifo gigante de Aries, que comienza desde los colores del amanecer del sol naciente. Aries rige también al Centro de la Cabeza, por lo que se ve en este cuadro al loto del Centro de la Cabeza por encima de los caballos, en colores radiantes. El profundo silencio y al mismo tiempo el máximo dinamismo, son los elementos contrastantes de esta imagen.