« ATRÁS
EN - DE - FR - ES

115

Aries – Penetración

12 de diciembre de 2016, lápices y trabajo fotográfico

Los antiguos profetas védicos describieron la sabiduría profunda con la ayuda de símbolos. Ellos vieron la manifestación de una nueva creación como si saliera de un huevo áureo y penetrara en las diferentes dimensiones del espacio. Ellos visualizaron el comienzo de un nuevo ciclo con la historia de cómo fue cortada la cabeza del orgulloso Daksha y reemplazada por la cabeza de un carnero, el símbolo de Aries, el poder de ir hacia adelante y penetrar. Ellos tomaron además al caballo como símbolo de la fuerza vital y vieron a Aries como la cabeza del caballo. Los rayos del Sol, el transmisor de la fuerza vital, han sido llamados los caballos, y los siete rayos se han visualizado como siete caballos que tiran del carruaje del Sol. Se entiende que los rayos del Sol se difunden en el espacio, estando presentes al mismo tiempo en el Sol, en la Tierra y en el espacio intermedio.

Al meditar sobre esos símbolos y cualidades durante varios días, la imagen se desarrolló lentamente. Tomé la cabeza de carnero de la foto de una fuente en la antigua ciudad de Berna. La coloqué dentro de un círculo de doce soles y creé una esfera con los siete colores del espectro sobre el fondo de un espacio estrellado. En el medio del círculo coloqué una forma de huevo desde la que se difunde la luz – un símbolo de la Profundidad Primordial, Aditi, la Madre, quien dio a luz a los Devas, comenzando con el Dios Sol.

En la parte inferior de la imagen creé una esfera de fuego alrededor del Sol y coloqué siete cabezas de caballos blancos y les agregué llamas con los colores de los siete rayos. Creé las cabezas de los caballos con la ayuda de una foto de Wikipedia de “Aleph” mostrando la cuadriga de la puerta de Brandenburgo en Berlín de noche.


116

Tauro – La Flauta de Krishna, los Centros Microcósmico y Macrocósmico

29 de Enero 2017, lápices y trabajo fotográfico

La sabiduría oriental reconoce siete puntos sensibles a lo largo de la columna vertebral y en la cabeza, los siete chakras. Se los compara con la flauta de Krishna con la cual él encanta a sus semejantes. Los siete centros están contenidos nuevamente en la región entre el centro laríngeo y un punto exactamente encima del centro Ajna, llamado el lugar de nacimiento de Indra. Existen otros siete centros encima del cuello, el área gobernada por Tauro. En el nivel solar-cósmico, esos centros están relacionados con las siete estrellas de la constelación de las Pléyades. Las secreciones de las glándulas de esa región del cuerpo han sido llamadas el alimento espiritual con el cual las Pléyades alimentan al discípulo. De acuerdo con ‘Astrología Espiritual’, las Pléyades se han descrito como las esposas de los siete grandes sabios que forman la constelación de la Osa Mayor. Ellas establecen una conexión entre las siete estrellas de la Osa Mayor y los siete centros encima del cuello del discípulo.

Para visualizar esas relaciones creé la forma sutil de la cabeza como dos áreas ovales de luz. Coloqué la flauta de Krishna en diagonal como la columna vertebral, la que creé fusionando y transformando las imágenes de una flauta de bambú y una flauta de bronce, agregándole siete puntos blancos. Creé los centros macrocósmicos de las Pléyades y de la Osa Mayor conectados a la cabeza con siete rayos de luz, donde se pueden ver las contrapartes microcósmicas. Los siete centros encima del cuello están simbolizados por siete estrellas conectadas a la cabeza con los colores del arco iris.

Con la ayuda de la foto de un lingam creé la representación simbólica de los diferentes niveles de conciencia y los coloqué debajo de la flauta y encima de una pluma de pavo real, símbolo del Señor Krishna, que constituye el trasfondo.


117

Géminis – Ardhanari, el Dios masculino-femenino

18 de Febrero 2017, lápices y trabajo fotográfico

Cuando la creación emerge desde el trasfondo de la existencia absoluta, se manifiesta como existencia con consciencia. Se la llama también Padre-Madre, la interacción del Dios masculino-femenino. Nosotros no decimos que es masculino y femenino porque es una unidad inseparable. Es el Ardhanari de los indios, el Adonai hebreo o el Hermafrodita griego. Ardhanari generalmente está representado con el lado derecho masculino, Shiva, y el lado izquierdo como su consorte Shakti, su energía.

En astrología, al Dios masculino -femenino se lo llama el principio soli-lunar, la luz. Está asociado con Géminis, donde la unidad se bifurca en dos. En nuestro cuerpo, el ojo izquierdo está asociado con la Madre, el principio lunar y con el nadi Ida, mientras que el Hijo es Sushumna y el centro Ajna o el tercer ojo.

Para el rostro de Ardhanari, fusioné las fotos de una estatua de Durga y de la cara central de una estatua de Dattatreya, simbolizando a Vishnu. En el tercer ojo, generé la aureola del sol radiante, en el lado izquierdo la luna creciente rodeada de un área azul oscuro. Transformé una imagen de Aldebarán, el “Ojo del Toro”, para que fuera el tercer ojo y Regulus, la estrella blanco-azulada de la constelación de Leo, está colocada en el centro de la corona.


118

Cáncer – Artemisa, Niveles de Reflexión

18 de Marzo 2017, lápices y trabajo fotográfico

La Luna visible es solo el cuerpo físico que contiene al principio lunar. La Luna es el Señor de Cáncer y se relaciona con nuestra mente. Así como la Luna refleja la luz del Sol, nuestra mente refleja la luz solar del principio del Sol interno, el alma. La Luna también refleja la luz de la Luna superior llamada Soma en las escrituras orientales. Soma, el músico divino, preside la mente cósmica; sus rayos son recibidos por la Luna a través de Neptuno. La Luna representa al principio femenino, la madre. Estimula la fertilización y el nacimiento y crecimiento de la fauna y la flora de la Tierra. Los gatos atraen el magnetismo de la Luna, por eso los egipcios los consideraban sagrados. Artemisa, la diosa griega de la cacería y de la Luna, puede ser interpretada como un símbolo de la mente y de los pensamientos rápidos.

Para ilustrar estas dimensiones espirituales, trabajé sobre la imagen de un busto de Diana/Artemisa con un rostro contemplativo. La cara está rodeada de un lado por un gato y del otro por orquídeas salpicadas con reflejos de estrellas. En la parte superior se ve la luz de la Luna reflejándose desde más allá sobre el globo azulado de Neptuno y descendiendo hacia la esfera de la Luna. La Luna nuevamente se fusiona con la cabeza de Artemisa.


119

Leo – Hércules Conquistando al León Interior

20 de Abril 2017, lápices y trabajo fotográfico

La historia de Hércules es el viaje simbólico de la transformación interior y la iniciación. Hércules representa al aspirante que se convierte en discípulo y se reconoce como un alma. Más tarde, él continúa ascendiendo para reconocer al Alma Universal. Los trabajos de Hércules son un viaje a través del zodíaco y el quinto trabajo corresponde a Leo.

A Hércules se le pide que mate al león de Nemea. El león representa nuestra naturaleza inferior, la personalidad. Matar al león significa superar nuestro ego y reconocer nuestra identidad como almas. La cueva del león es el corazón. Entramos en ella y escuchamos el sonido de la respiración, que se compara con el rugido del león. Observando la pulsación, entramos lentamente en la pulsación sutil; esto se llama "entrar en la cueva dentro de la cueva". En un estado meditativo profundo, cuando cesa la respiración nos encontramos con el Yo Superior. Solamente existe el pensamiento original "YO SOY"; no hay otro pensamiento. Cuando ya no existe la identificación con la personalidad, se ha "matado al león”. Sin embargo, el Maestro le dice a Hércules que el león tiene que ser vencido una y otra vez, de lo contrario regresará

Para Hércules luchando en la cueva con el león, trabajé sobre una foto (Wikimedia: Sailko) de un broche del Renacimiento. En el fondo está el iniciado transformado, que se ha reconocido a sí mismo como una parte del Alma Universal. Para esto usé una foto (Wikimedia: Wouter Engler) de una estatua de bronce de Hércules de fines del siglo2, excavada en Pompeya (Museos Vaticanos). El color dorado de la estatua simboliza al cuerpo etérico del iniciado, donde la luz divina se refleja desde arriba.


120

Virgo – La Madre del Mundo y los Cuatro Estados de la Palabra

17 de Mayo 2017, lápices y trabajo fotográfico

La Madre del Mundo es el aspecto más sublime de la creación. Ella es la luz ilimitada de la conciencia que emerge desde el trasfondo de la existencia como la naturaleza virgen pura. Virgo representa este aspecto del Logos como Madre. Desde allí, emerge la creación en cuatro etapas. Se las llama las cuatro etapas de la emisión de la palabra del Creador. La objetividad es el cuarto estado; tres estados de la emanación de la Palabra están ocultos en la subjetividad. El estado objetivo es como la frase vocal de nuestro lenguaje. Antes de ello está la frase mental que proviene de una idea, y la idea surge de la conciencia.

Para describir a la Madre del Mundo transformé la foto de una estatua de la Madre de pie en el Río Godavari en Rajahmundry, India. Los cuatro estados de la Palabra están ilustrados por diferentes círculos. En el centro del corazón y en segundo plano se ve el Sri Yantra, un símbolo de la Madre, que contiene la sabiduría de la diosa.

El “paisaje” donde está la Madre ha sido creado con una flor de loto. Para los colores del fondo usé la foto de un amanecer en las Nilagiris. Las estrellas de la constelación de las Pléyades, las siete Madres, se generaron con la ayuda del software Stellarium.


121

Libra – Nyasa Vidya, Ajustándose a los Niveles

19 de Junio 2017, lápices y trabajo fotográfico

Los sabios orientales han desarrollado una ciencia de la superposición llamada Nyasa Vidya, donde ellos se imaginan a sí mismos impregnando toda la Tierra o el cosmos. Ellos meditan en el Polo Norte en su centro de la cabeza, en el Polo Sur en su centro de base, en el ecuador en su plexo solar y en los Himalayas en su corazón. Estudian interiormente las corrientes magnéticas que fluyen alrededor de la Tierra y las utilizan para purificar los centros a lo largo de la columna vertebral y para liberarse de los pensamientos provenientes de las influencias personales.

De la misma manera, también se pueden establecer correspondencias entre las partes del cuerpo y los planetas, los signos solares o los niveles de conciencia. Cuando nuestra orientación hacia un sistema mayor es absoluta, las energías de nuestro sistema se reordenan de acuerdo con el sistema mayor. El desorden se vuelve a poner en orden; de este modo uno irradia y permanece magnético.

Para describir estas dimensiones, coloqué la silueta de un cuerpo humano sobre una imagen del globo. Creé el resplandor de los centros internos usando las fotos de piedras preciosas de aguamarina y de un loto. Se ven las líneas del campo magnético como el aura humana y el aura planetaria. El eje central de la columna vertebral se prolonga a través del eje central de la Tierra hacia un eje galáctico. Para la visualización de los siete niveles de conciencia, transformé y multipliqué extractos de una foto de la NASA de la galaxia del Sombrero.


122

Escorpio – La Caída del Espíritu y el Nacimiento en el Huevo del Espacio

25 de Julio 2017, lápices y trabajo fotográfico

La actividad de Escorpio se caracteriza por el descenso del espíritu a la materia, en la forma de una espiral convergente. Desde los planos superiores, la conciencia cae en los estados de la materia densa y queda aprisionada en el espacio como en un huevo. Esta caída es comparable a un cono invertido con una serpiente enroscada en su interior. De la misma manera, cuando el alma humana desciende al vientre de la madre, pierde la conciencia del espíritu. Toma eones de tiempo hasta que el alma supere nuevamente las limitaciones de la materia y llegue a su fuente, la unión con el espíritu.

Para ilustrar el descenso del espíritu desde los planos cósmicos, creé una espiral semejante a una serpiente, rodeada de polvo de estrellas. La forma de cono invertido se creó con la imagen de la concha de un molusco. Está rodeada a ambos lados por una lluvia de polvo de estrellas.

En la parte inferior de la imagen coloqué tres huevos: un huevo pequeño en el vientre de Eva, la primera mujer de acuerdo con la Biblia; uno más grande en la mitad inferior del cuerpo de Eva, como símbolo del triunfo sobre el yo inferior; el tercer huevo rodea a Eva y se funde con la espiral - un símbolo del alma individual, la cual en el sendero de ascenso se abre a la súper-alma. La estatua original de Eva, realizada por Jacob Ungerer en 1910, se encuentra en el ayuntamiento de Hamburgo.

La línea inferior es oscura. Desde ella se eleva el contorno rojizo de una ciudad, hecho con una foto de fachadas de casas de Buenos Aires. Las mega-ciudades son lugares donde muchas almas humanas viven bajo la presión de la vida material moderna.


123

Sagitario – Contemplaciones sagitarianas

15 de Agosto 2017, lápices y trabajo fotográfico

Somos un microcosmos que contiene a todas las inteligencias que constituyen a la persona cósmica. Cuando contemplamos sobre esta relación, nos damos cuenta de que somos esencialmente lo mismo que el ser cósmico y lentamente recuperamos la perfección original.

Nuestro cuerpo está anclado en la materia en el Muladhara, el centro de base. Esotéricamente, el Muladhara superior está vinculado con Sagitario. Está presidido por Ganesha, el principio jupiteriano cósmico. Cuando se lo venera, Ganesha permite experimentar la luz brillante del interior de la columna vertebral y un veloz movimiento ascendente desde Muladhara a Sahasrara. El ascenso de la conciencia está simbolizado por el águila.

Creé una silueta de la persona cósmica con una foto de la NASA de un campo estelar de la constelación de Sagitario. Como Sagitario representa al tiempo previo al amanecer, fusioné una foto de un amanecer con las estrellas. A los pies de la estatua amarillo dorada de Ganesha hay un loto como símbolo del Muladhara. El eje central de la columna cerebro-espinal está formado con un chorro de agua. El águila en vuelo está situada en el centro Ajna de la persona cósmica y una estrella azul radiante constituye la parte superior del Sahasrara.


123

Sagitario – Contemplaciones sagitarianas

15 de Agosto 2017, lápices y trabajo fotográfico

Somos un microcosmos que contiene a todas las inteligencias que constituyen a la persona cósmica. Cuando contemplamos sobre esta relación, nos damos cuenta de que somos esencialmente lo mismo que el ser cósmico y lentamente recuperamos la perfección original.

Nuestro cuerpo está anclado en la materia en el Muladhara, el centro de base. Esotéricamente, el Muladhara superior está vinculado con Sagitario. Está presidido por Ganesha, el principio jupiteriano cósmico. Cuando se lo venera, Ganesha permite experimentar la luz brillante del interior de la columna vertebral y un veloz movimiento ascendente desde Muladhara a Sahasrara. El ascenso de la conciencia está simbolizado por el águila.

Creé una silueta de la persona cósmica con una foto de la NASA de un campo estelar de la constelación de Sagitario. Como Sagitario representa al tiempo previo al amanecer, fusioné una foto de un amanecer con las estrellas. A los pies de la estatua amarillo dorada de Ganesha hay un loto como símbolo del Muladhara. El eje central de la columna cerebro-espinal está formado con un chorro de agua. El águila en vuelo está situada en el centro Ajna de la persona cósmica y una estrella azul radiante constituye la parte superior del Sahasrara.


125

Capricornio - La Columna de Conciencia

11 Septiembre 2017, lápices y trabajo fotográfico

En el interior de la columna vertebral está el flujo esencial de la conciencia y la luz. Es como un eje iluminado, llamado Sushumna. Nosotros podemos entrar en él y experimentarnos a nosotros mismos como una columna de conciencia que va desde la parte superior de la cabeza hasta el centro base. Esta columna es el eje central de nuestra existencia. Los siete centros de energía y sus correspondientes planos de conciencia emergen de ella. En nuestra meditación, podemos visualizar que subimos y bajamos en esta columna y que ascendemos a planos superiores a través de ella.

Una foto de la parte central del interior de una turbina de agua sirvió como eje central, rodeado por una espiral. Eliminé los travesaños del montaje y luego creé la forma cónica de la columna central de luz blanco-azulada. La columna de Sushumna está rodeada por una línea amarilla y amarillo-dorada, representando las líneas sutiles de la energía de los nadis Ida y Pingala. Y la espiral indica el movimiento en espiral de la energía ascendente de Kundalini.

Lotos en diferentes colores muestran los centros de energía a lo largo del eje central. Ellos están rodeados de formas ovales simbolizando los diversos planos de existencia y consciencia. El semicírculo en la parte superior rodeado de una luz radiante, indica la entrada desde donde desciende la conciencia ilimitada al interior de la columna vertical como una chispa individual de luz- el Yo Soy. Se ve como la joya estrellada en el loto del centro de la cabeza.


126

Acuario – El Señor del Ojo

17 de Octubre 2017, lápices y trabajo fotográfico

De acuerdo con las enseñanzas de la sabiduría oriental, toda la creación se exterioriza a través de un impulso proveniente del trasfondo de la existencia. Ha sido descrito como una luz que surge del “Ojo de Shiva”. Al final de una creación, todo es absorbido nuevamente en este ojo del Señor de la Voluntad divina, hasta que se produce la creación siguiente.

El pasaje del surgimiento y la fusión se llama el punto de Acuario. En el cuerpo humano, corresponde al ojo superior, el tercer ojo, en la parte superior de la frente. Cuando este “Ojo de Shiva” se abre en nosotros, es como un relámpago que expresa la voluntad divina pasando a través de todo el sistema. Este ojo puede crear y destruir, por lo tanto no se puede entregar el conocimiento acera de él a la humanidad actual, la cual está orientada egoístamente.

Para visualizar el primer impulso fusioné las imágenes de ondas sobre una superficie de agua, una galaxia y amaneceres. Transformé la foto de una estatua de Shiva (Wikimedia: Kachnar City, autor Diveshsc) sosteniendo un tridente, con un tambor y un mala, símbolos de la vibración del sonido y del éter. La serpiente que rodea su cuello representa a la energía de kundalini elevada a los planos creativos. Desde su tercer ojo, el impulso del fuego eléctrico penetra en todos los planos de existencia.