« ATRÁS
EN - DE - FR - ES

1

Adoración al Sol, a través de los 5 Elementos

29 de Noviembre 2009, tintas, lápices, crayones y fotografía sobre papel

El punto de origen de este cuadro fue una fotografía. En un parque tomé la foto de una estatua de una joven sobre un globo, que estaba sobre una columna. Había un árbol detrás de la columna con la estatua. Todos estos elementos se fusionaron en la foto – una coincidencia fantástica.

Para mí, la columna se convirtió en la columna vertebral con las energías que se desplegaban. La mujer, o lo femenino, o la naturaleza sensible interna, se volvió una con el árbol, la naturaleza que se despliega. Y el árbol representa la apertura del Sahasrara, el centro de la cabeza. El sol simboliza al corazón abierto. Desde allí las energías se expanden en el espacio.

Las enseñanzas de sabiduría explican que en el proceso de la manifestación, la creación llega de la esfera de energía a la esfera de la mente creativa (Mahat) y se continúa desplegando en los 5 elementos de la naturaleza – el éter o espacio, el aire, el fuego, el agua y la tierra. Aquí se ve la expansión de este proceso de manifestación proveniente de la Fuente Única, expresándose con un sentimiento de gozo y libertad. Reflejó las dos experiencias internas nocturnas que había atravesado, como mencioné en la introducción.

2

El Ascenso de Kundalini – El Comienzo del Puente Superior (Higher Bridge Beginning)

Principios de Diciembre 2009, tintas, lápices, crayones y trabajo fotográfico

Como mencioné en la introducción, tuve la experiencia de abrir la cámara interna. Sentí como si estuviera entrando en una capilla. En el centro de la capilla había algo así como una llama ascendente.

Para la preparación del cuadro, utilicé una foto del interior de la catedral de Gerona en España, y una flor de loto. La ventana del centro representa la columna vertebral con el sendero central de Sushumna, elevándose desde el loto del centro de base. En la parte superior, la capilla interior se abre a esferas superiores de luz, cuyo brillo resplandece hacia abajo.

Puedes bucear en el violeta y azul y dejarte llevar hacia arriba, entrando en los reinos superiores con algunos sublimes sonidos internos similares a la música del órgano.

3

Danza de las Serpientes Voladoras, los Iniciados, alrededor del Maestro del Mundo

Comienzos de Diciembre 2009, tintas, lápices, crayones y trabajo fotográfico

Para esta pintura usé la imagen de Maitreya el Señor, el Maestro del Mundo, que el Maestro EK dio a los grupos. Toda la expresión del Señor Maitreya en este cuadro siempre me conmueve; la gracia de su mirada es muy profunda.

En el simbolismo oriental, las serpientes que se arrastran por el suelo representan a los seres terrestres, y las serpientes blancas ascendentes paradas sobre su cola, representan a los seres que aspiran al espíritu y cuya energía vital, Kundalini, está ascendiendo. Cuando un hombre ha superado la esclavitud de la materia y se ha convertido en un iniciado, esta energía se conecta con el centro Ajna y se mueve más allá de la forma física – la serpiente se mueve en los éteres del espacio. Entonces se dice que es una serpiente voladora.

De modo que pinté un grupo de 6 serpientes voladoras blancas, danzando alrededor del Señor Maitreya. Con crayones dorados dibujé los movimientos de la danza etérica sobre el fondo azul y blanco de los éteres del espacio.

Encontrarán esta descripción con más detalle en el libro “Meditaciones Ocultistas” de Sri K. Parvathi Kumar. En el comentario de la Meditación 28 dice entre otras cosas: “Se recomienda que el estudiante visualice el sendero ascendente de Kundalini, desde Muladhara y se mueva a través del sendero via los centros etéricos de Sushumna, llegue al centro del entrecejo y luego ascienda con las alas, en la extensión azul. Se le recomienda que además visualice que está volando con las alas en el azul infinito, encontrándose con un grupo de esos seres voladores que ya están volando a diferentes alturas y con diferentes brillos.”

4

Descenso del Avatar desde Sirio a la Tierra a través del Cometa – 1

13 de Diciembre 2009, tintas, lápices, crayones y trabajo fotográfico

En esta pintura traté de captar el descenso de las energías desde Sirio a la Tierra a través del cometa Halley, recibidas por el Maestro CVV. Tomé una foto de Sirio (en la parte superior), luego de Urano, luego de un eclipse y de la Tierra. La energía desciende en azul eléctrico desde el punto más alto al más bajo, corriendo a través de todas las esferas y sacudiendo a la Tierra. Pintar este descenso fue una experiencia muy poderosa. Se puede ver también a este cuadro como un proceso interno del descenso de la energía en todo nuestro sistema, sacudiéndolo y reordenándolo. Después de un toque semejante, ya no eres la misma persona. Pero la asimilación toma mucho tiempo. Respecto a la Energía de Síntesis, el Maestro CVV dijo que tomaría por lo menos 240 años a partir de su nacimiento para comprender un poco de su trabajo.

5

Descenso de Avatar desde Sirio a la Tierra a través del Cometa - 2

13 de Diciembre 2009, tintas, lápices, crayones y trabajo fotográfico

Esta es la misma imagen que la del “Descenso del Avatar desde Sirio a la Tierra a través del Cometa- 1”. Casualmente sostuve una lámpara detrás del cuadro y vi con qué brillo resplandecía. Tomé una foto con mi cámara.

6

El Nacimiento del Alma / Venus desde el Espacio / Éter / Júpiter y el Tiempo / la Materia / Saturno

15 de Diciembre 2009, tintas, lápices, crayones y trabajo fotográfico

Me fascinan mucho los símbolos de la cosmogénesis, la creación de la existencia cósmica. ¿Cómo puede surgir algo aparente desde la aparente nada? Las enseñanzas de la sabiduría explican que cuando la creación viene a la existencia, se produce la manifestación del tiempo en el espacio. En el espacio se encuentra la manifestación potencial y cuando esto ocurre aparece el fuego cósmico. Traté de ilustrarlo en esta pintura.

De modo que para este cuadro utilicé una foto del antiguo reloj astrológico de la Zytglogge – Turm (Torre del Reloj del Tiempo) en Berna, como símbolo de los diferentes ciclos del tiempo regidos por Saturno. Saturno también representa a la materia.

En la parte superior coloqué la foto de una galaxia como símbolo del espacio, así como también del espíritu.

En el medio se ve la famosa Venus de Botticelli de pie sobre una ostra. Venus es el símbolo del alma, y la ostra representa al principio femenino.

La conciencia se manifiesta de la interpenetración del espíritu y la materia. Por lo tanto, el cabello de Venus está dibujado en el remolino del movimiento cósmico de las estrellas. Y la ostra que la sostiene emana del centro del reloj - del tiempo.

La Venus desnuda es también Isis o la Madre Naturaleza en toda su belleza. Ella no surge del océano sino del fuego, el principio cósmico del calor o las llamas del principio solar.

7

El Despertar de la Primavera – Gozo Silencioso – Júbilo

18 de Diciembre 2009, tintas, lápices, crayones y trabajo fotográfico

Esta es una de las pinturas que más me conmovió al pintar. Este cuadro muestra la apertura de los 4 centros superiores – los centros del Corazón, Laringe, Ajna y Sahasrara. Todos crecen de un tallo que brota del Sol en la parte inferior, el Centro de Base – el punto más profundo en el cual el ángel Solar, nuestro yo superior, está anclado en la materia.

Lo pinté después de experimentar una intensa apertura del Corazón. La pintura es un reflejo de esta experiencia.

8

La Flor Oculta – Nacida Nueve Meses Más Tarde

18 de Diciembre 2009, tintas, lápices, crayones y trabajo fotográfico

Este cuadro se hizo sosteniendo una lámpara detrás de él. Es un extracto del “Despertar de la Primavera – Júbilo silencioso” hecho nueve meses más tarde. Me recuerda a una estrella que cayó sobre la tierra, echó raíces y ahora está creciendo. Que su luz crezca en el corazón del observador.

11

El Avatar de Síntesis Descendiendo desde Sirio a la Tierra a través de Urano

25 de Diciembre 2009, lápices, crayones y trabajo fotográfico

Como el cuadro “Las Energías de Síntesis”, esta pintura muestra nuevamente el descenso y la recepción de esas energías.

En la parte superior se ve a Sirio en el centro, la Osa Mayor a la derecha y las Pléyades a la izquierda. Ellos forman un triángulo cósmico de fuerzas relacionadas con el primero, segundo y tercer rayo, de la Voluntad (Osa Mayor), Amor – Sabiduría (Sirio) y Actividad Inteligente (Pléyades). Debajo de las estrellas se ve a Urano y al descenso de la energía a la Tierra, a través del cometa. En la Tierra se ve el contorno de las Montañas Azules (Nilaguiris) del Sur de India – la sede del Ashram del Maestro Júpiter, a quien llaman Agastya en las escrituras orientales y que es venerado como un antiguo miembro de la Jerarquía espiritual, que trabaja en la Tierra desde tiempos inmemoriales. El maestro CVV, a quien se ve en postura de loto, se dice que es un discípulo antiguo de este ashram

12

Ritual del Fuego

26 de Diciembre 2009, lápices, crayones y trabajo fotográfico

Cada vez que participo de un ritual del fuego conducido por Sri Kumar, me emocionan las energías que se crean. El espacio comienza vibrar, llenándose de radiaciones sublimes que van mucho más allá del fuego real.

Para esta imagen usé una foto que tomé en un ritual del fuego. Pinté las llamas ígneas expandiéndose por todo el espacio, rodeando el altar con los cuadros de los Grandes Maestros de la Jerarquía Espiritual. En la esquina izquierda había una pequeña estatua de Krishna, que se puede ver rodeada de llamas en azul y oro.

El ritual del fuego comienza con la construcción de una base triangular de tres palillos -siete veces- que luego se encienden. Estos palillos representan a los siete planos de la creación expresándose a través de las tres cualidades básicas de inercia, actividad y equilibrio. La energía ígnea penetra a través de todos ellos, llevando a cabo el trabajo de la Creación.

13

Meditación para la Curación Planetaria

27 de Diciembre 2009, lápices, crayones y trabajo fotográfico

Uno de los lugares más serenos que conozco es el Centro de Curación Planetaria en la ruta costera cerca de Visakhapatnam, India. Rodeado de un hermoso jardín con estatuas del Señor Maitreya y del Señor Buda, es una estructura cónica construida con la potencia numérica del 7, de acuerdo con el diseño de Sri Kumar.

Comencé esta pintura con una foto del exterior del edificio, y otra de una meditación grupal con Sri Kumar en el interior. Le agregué una foto de la NASA de una salida del Sol sobre la Tierra, y reemplacé al Sol por el OM. Luego le agregué una foto de la estatua del Señor Maitreya en la parte superior izquierda y del Señor Buda en la parte superior derecha, pero las cubrí con color azul para mantenerlas en el trasfondo. En el primer plano se ven los signos de los planetas y de los signos zodiacales relacionados con el descenso de las energías en ese lugar. La lluvia de energías proviene del cosmos a través de la punta del cono y fluye hacia abajo como ríos de bendiciones sobre el globo, para la curación planetaria.

En la parte inferior derecha del cuadro se ve el globo de ágata de Sudamérica colocado en el centro del Centro de Curación, representando al globo, así como al núcleo más interno de nuestro ser. Está rodeado de círculos de escalones en piedra blanca, representando los círculos de la conciencia en expansión.

15

El Lingam del Loto del Corazón

23 de Febrero 2010, lápices y crayones sobre papel

En Enero y Febrero de 2010 ocurrieron algunos desafíos extremos que me sacudieron en lo más profundo. Durante este tiempo, experimenté la fortaleza de la cámara interna del corazón, donde en el centro de su loto está el hombre interno, la forma etérica de la forma externa, del tamaño de la uña del pulgar. Está más allá de las conmociones externas. Desde esta cámara hay una abertura hacia arriba que hace posible el descenso de la luz o el ascenso a lo Superior. Intenté describir esto en el dibujo que hice, con pinceladas desiguales.

16

Flor Serpentina

14 de Marzo 2010, lápices, crayones y trabajo fotográfico

La energía vital llamada Kundalini está anclada en el Centro de Base y nos mantiene conectados con el físico. También se llama la serpiente, la cual está enroscada 3.5 veces alrededor del chakra Muladhara. Cuando el físico denso se vuelve más ligero, la serpiente comienza a ascender y nos libera del condicionamiento de la materia. Nos sentimos más livianos y la conciencia se expande. El ascenso se produce a través de los diferentes planos de densidad de la materia, reflejados en los diferentes colores.

Para la pintura dispuse el loto de 12 pétalos de la escultura de un amigo, al que transformé digitalmente en su perspectiva. Luego comencé a pintar el recorrido de la serpiente a través de los diferentes planos de color. Desde el loto del corazón de 12 pétalos, se dispara hasta el centro Ajna por encima de las cejas y desde allí se funde en el loto de 1000 pétalos del Sahasrara (Centro de la Cabeza).Di forma a los ojos cerrados en meditación, como dos pétalos sobre el tallo de una flor de loto. Los diferentes planos corresponden en color a los planos internos, aunque es difícil expresar la vibración de los colores internos utilizando colores externos. De este modo, el cuadro ayuda a que el observador ascienda rápidamente y se expanda desde la materia densa al Alma y se funda en la vastedad del Espíritu.

18

Metamorfosis – desde la personalidad al alma/conciencia, a la súper-alma /conciencia universal, la Madre del Mundo

20 de Marzo 2010, lápices, crayones y trabajo fotográfico

Esta pintura es la expresión de un proceso de metamorfosis que atravesé.

En la parte inferior de la pintura se ve una parte de una pintura de John Everett Millais, llamada Ophelia, la cual me impresionó profundamente. Una flor está brotando desde allí con una joven mujer como símbolo de la transformación. Y arriba se ve a la Gran Madre rodeada por un arcoíris de energías, surgiendo de las aguas, con la profunda mirada del espacio infinito.

De modo que esta pintura ilustra cómo desde las antiguas sombras y heridas brotan nuevos impulsos vitales. El pasado se transforma para crecer en dimensiones más vastas de experiencia.

19

Convirtiéndose en Manzana para que los Otros Coman

23 de Marzo 2010, lápices, crayones y trabajo fotográfico Esta pintura muestra el proceso de transformación desde la semilla a la fruta – pero no de la manera en que se sabe que ocurre en el árbol: La manzana es más grande que el árbol.

Comencé con fotos de un árbol enorme que tomé hace un tiempo en un parque cercano, de una manzana y de una flor de manzano.

Las raíces toman la energía vital del suelo y las hojas del espacio. El suelo es una parte de nuestro globo y la energía vital pertenece a la vastedad del océano de energía. La semilla que está en el tronco recibe su alimento del suelo y crece a través del tallo para expandirse por medio de sus ramas. La flor es la parte más sutil del árbol. Cuando ha llegado a su fructificación, produce la fruta. La manzana, sin embargo, no es utilizada por el árbol sino por quienes la toman, la venden o se la dan a otros para que la coman. Por lo tanto el manzano es un símbolo de la distribución generosa de sus frutos. Y cuando compartimos los frutos de nuestras acciones, el círculo se completa.

21

Aries

13 de Abril 2010, lápices, crayones y trabajo fotográfico

Las enseñanzas de la Sabiduría explican que cada año al comienzo de Aries hay un renovado impulso proveniente de los Círculos Superiores, que es recibido por el Señor del Planeta, Sanat Kumara y los seres sublimes que lo rodean en el segundo éter del ashram de Shamballa en el desierto de Gobi. Más tarde, en la luna llena de Tauro, este impulso energético es entregado a la Jerarquía Espiritual y sus discípulos para ser transmitido y difundido a la humanidad en general en la luna llena de Géminis, como un nuevo impulso vital que lleva la vida hacia adelante.

Esta pintura está hecha sobre una foto de la cabeza del Maestro CVV. En la parte de arriba se ven los 12 signos del zodíaco, resplandeciendo desde el centro de luz. Los signos de la cruz cardinal forman los brazos de la esvástica, en la que Cáncer, en la parte inferior, simboliza el descenso de las almas en la materia. La nariz y las cejas forman el glifo de Aries. A través de la nariz, desciende el aliento de las energías cósmicas a nuestra Tierra. La parte de la boca, está formada por el Monte Kailash que se destaca en lo alto por encima del horizonte. Se dice que representa a la cabeza del Señor Shiva, recibiendo la caída del chorro cósmico del Ganga, las aguas etéricas del espacio.

Las llamas que rodean al Monte Kailash / la boca, representan al ashram de Shamballa.

22

Tauro – El Festival de Vaisakh

25 de abril 2010, lápices, crayones y trabajo fotográfico

Desde tiempo inmemorial, los Maestros de Sabiduría y sus discípulos se reúnen durante la Luna Llena de Vaisakh en el Valle de Vaisakha, cerca del Monte Kailash, para meditar y recibir el nuevo impulso del Plan Divino a ser desarrollado durante el año que llega. Mientras algunos se reúnen allí en el plano físico, muchos seres sublimes concurren a la asamblea en los planos sutiles.

Esta luna llena se llama también la luna llena de Buda, porque se dice que Buda encontró su iluminación durante una luna llena de Tauro. Pero Buda, que también permaneció en la Tierra para ayudar a la humanidad, transmite las energías de los círculos superiores en este tiempo auspicioso de la luna llena.

La pintura muestra el glifo de Tauro con el Señor Buda sentado en el medio. En la parte superior creciente del glifo se ve a Aldebarán, una estrella de la constelación de Tauro, desde donde “el bramido de la palabra divina” se vierte hacia abajo. En la parte superior izquierda se ve a Venus, el regente exotérico de Tauro. Del lado derecho, se ve la luna llena de Tauro, que también transmite las energías de Vulcano. Este es un planeta que todavía está oculto, que incorpora el aspecto superior de la Voluntad Divina, expresada simbólicamente a través de Gauri, el Toro, el vehículo del Señor Shiva.

Abajo se ve un valle con la congregación de un gran grupo de discípulos y una representación del MAESTRO en la forma del Maestro KPK en el medio. Alrededor del grupo hay seres sublimes en los éteres.

24

Géminis – Distribución

15 de Mayo 2010, lápices, crayones y trabajo fotográfico

Esta pintura muestra la recepción de la luz proveniente de las esferas superiores, la cual está entrando a la Tierra y está siendo distribuida por el Cristo, la encarnación del Amor y la Sabiduría. La luz entra desde una llama en la parte superior del cuadro, a través del portal del glifo de Géminis, donde resplandece la sílaba sagrada OM. Luego sigue descendiendo como un semi-globo y se divide en 7 corrientes que se distribuyen sobre una ciudad. Para esto utilicé una foto del contorno de Berlín visto desde la parte superior del edificio del German Bundestag (Parlamento alemán). La parte de la autopista fue tomada desde una curva en una autopista al este de Berna.

En la parte superior se ven los símbolos de Mercurio y de la Tierra, que en las Enseñanzas de la Sabiduría están conectados con la energía de Géminis.

25

Cáncer – La Madre y el Hijo

24 de Mayo 2010, lápices, crayones y trabajo fotográfico

Cáncer representa la relación entre la madre y el hijo. El signo representa el nacimiento del alma en la materia, cuando en el solsticio de verano el sol toma su curso hacia el sur y los días comienzan a ser cada vez más cortos, en el hemisferio norte. En el año hay un movimiento de ascenso y de descenso, que se ha representado aquí con el descenso de las aguas en el lado izquierdo del cuadro, representando las energías lunares y el ascenso de las energías solares del lado derecho.

En la parte superior se ve el rostro de la Madre, tomado de un cuadro de Michelangelo, rodeado por rayos del sol. En la parte inferior se ve un embrión en el arco de la luna. Ellos están separados de las aguas donde está flotando el glifo de Cáncer. Arriba se ven los símbolos de Neptuno y de Urano, cuyas energías son reflejadas a la Tierra por el regente de Cáncer, la Luna.

27

Despliegue – El Corazón del Hombre – El Corazón del Espacio

11 de Julio 2010, lápices, crayones y trabajo fotográfico

Este cuadro está inspirado en la “Meditación Ocultista” 57 de K. Parvathi Kumar, donde dice: “El corazón del espacio es el hombre. El corazón del hombre es el espacio. El corazón del espacio es el centro. El corazón del hombre refleja la circunferencia.”

En el centro del cuadro se ve una rosa en forma de pentagrama. La rosa es el símbolo del corazón, y en el centro del corazón hay una abertura desde donde se eleva una llama blanca con la forma de un Lingam. La rosa está rodeada por un círculo formado por el sol naciente en la parte superior y un prado de flores en la parte inferior. En la parte inferior está la escena de un ritual del fuego conducido por Sri Kumar. La energía del fuego se eleva y se funde con el centro de la rosa.

En la parte superior del fondo, como el corazón del espacio, está una parte de un rosetón de la iglesia de Notre Dame de París, sobre lo cual trabajé. De modo que el corazón del hombre y el corazón del espacio se fusionan en uno.

29

Libra – Equilibrando el Polo Superior y el Polo Inferior

8 de Agosto 2010, lápices, crayones y trabajo fotográfico

En el centro del cuadro se ve la doble pirámide, la parte superior dirigida al cielo, la parte inferior a la Tierra. Es un signo de protección, llamado Gopura en oriente. Arriba se ve una abertura hacia las esferas superiores, desde donde desciende la luz a través de la doble pirámide y queda anclada a la Tierra.

En la parte inferior se ve una estación de trenes. Los rieles simbolizan las múltiples direcciones de los trenes de la vida: en Libra atravesamos puntos de intersección y tenemos que decidir la dirección de nuestra vida. En la parte de abajo de la pirámide inferior, se ve el símbolo de Venus, el regente de Libra. Venus representa a la luz del alma que ilumina la esfera física de la vida. El punto de intersección de la parte superior e inferior de la pirámide se fusiona con la parte inferior del símbolo de Libra en el fondo, la línea inferior simboliza el mundo material y la parte superior simboliza al espíritu flotando sobre él en equilibrio. Por eso, desde el centro del símbolo aparece un círculo de luz con un águila en suspensión. Las alas representan los pares de opuestos bien balanceados que permiten vivir la vida en un buen equilibrio.

La esfera de luz de la parte superior está rodeada de estrellas. Sobre el fondo azul se ven los glifos de Saturno y Urano, los regentes superiores de Libra, que otorgan disciplina y transformación a la vida del discípulo en el sendero.

30

El Loto del Alma

14 de Agosto 2010, lápices, crayones y trabajo fotográfico

El centro del cuadro muestra el loto de doce pétalos del Corazón, con cuatro capas de tres pétalos. El despliegue de esos pétalos produce el despliegue del alma. Los colores de los pétalos representan a los tres rayos que provienen del azul oscuro del centro. Debajo del loto se ve el loto de cuatro pétalos rojos del Centro de Base, la base física de nuestra encarnación. Desde allí se eleva la energía de Kundalini cuando la vida está bien ordenada y en equilibrio. Desde el centro del loto de doce pétalos resplandece una luz brillante que se dispara hacia arriba. Se abre en una esfera de luz, un espacio interior, donde resuena el principio pulsante. Se puede escuchar la pulsación hasta que se oye la vibración de la palabra sagrada, OM. La esfera se abre además a las siete energías de la vida, representadas por las siete estrellas de la parte superior, simbolizando la relación con la Vida mayor a través del centro de la parte superior de nuestra cabeza.

36

El Hombre Cósmico – La Danza de la Luz

14 de Noviembre 2010, lápices, crayones y trabajo fotográfico

En el fondo del cuadro se ven dos ojos y una boca. Desde arriba se vierte la luz del tercer ojo -una representación de la persona cósmica con diversos planos de expresión. En el centro se ve un globo, nuestra Tierra, con el rostro del Señor de nuestro planeta, Sanat Kumara. Al mismo tiempo el iris de un ojo presenta el círculo de nuestros planetas. Este está rodeado nuevamente por la rueda del zodíaco. El fondo estrellado rodea la escena, pues siempre está rodeando nuestra existencia terrenal, seamos conscientes o no de ello. El cuadro representa la danza misteriosa de la luz a través de las esferas de la creación.

37

Aries – El Fuego de la Vida

4 de Marzo 2011, lápices, crayones y trabajo fotográfico

Aries es el signo más poderoso, el comienzo de un nuevo ciclo anual con el equinoccio de primavera. Se ve la fuerza vital trabajando por todas partes en la naturaleza. Las energías del Sol traen un nuevo impulso, y esto está simbolizado por el caballo. Hay siete rayos de la luz única, descritos como siete caballos. Se los ve en el cuadro como si vinieran de un glifo gigante de Aries, que comienza desde los colores del amanecer del sol naciente. Aries rige también al Centro de la Cabeza, por lo que se ve en este cuadro al loto del Centro de la Cabeza por encima de los caballos, en colores radiantes. El profundo silencio y al mismo tiempo el máximo dinamismo, son los elementos contrastantes de esta imagen.

40

Cáncer – El Cangrejo, la Tortuga y el Escarabajo

8 de Mayo 2011, lápices, crayones y trabajo fotográfico

El Maestro EK explica que cuando la Tierra comenzó a inclinarse hacia atrás desde el punto más alto del solsticio de verano, el Sol parece desplazarse de costado desde el Norte hacia el Sur. Por eso se describe al Sol como un cangrejo cuando pasa a través de este signo. Una rama del simbolismo lo representa como un escarabajo que puede transformar a un gusano en una mariposa. Esto señala la transformación de la materia en mente, el pasaje al espíritu. El cuadro ilustra estos aspectos del simbolismo del signo.

Tomé la foto de un cangrejo corriendo en una playa, entre el agua y la tierra, i.e. entre el plano físico y el plano emocional; otra de una tortuga nadando en las aguas. La tortuga es el símbolo del hombre que ha aprendido a retirarse desde el exterior al interior y sale nuevamente cuando es necesario. La tortuga que está nadando, flota elegantemente a través de las aguas, porque ha superado el plano emocional. Y arriba se ven tres escarabajos mariquita que están volando. Ellos representan la etapa en que el alma se ha liberado de la materia densa de los tres planos inferiores y está ascendiendo a los vastos mundos del espíritu.

En el centro se ve la Luna derramando su luz sobre la superficie del agua. La Luna es el regente de Cáncer, y la luz que se refleja representa las ilusiones creadas cuando se ve sólo el reflejo y no el original. Hay un movimiento de velos rojizos alrededor de la Luna, para los cuales utilicé la imagen de una rosa, representando al corazón gobernado por Cáncer. La rosa representa también la naturaleza intuitiva y mística de este signo. En la esquina superior izquierda, se ve también el símbolo de Neptuno, el regente superior de Cáncer, y el glifo del signo en la esquina superior derecha.

51

Abriendo las Envolturas del Alma hacia una Luz Mayor

11 de Octubre 2011, lápices, crayones y trabajo fotográfico

Por muchos años, hasta mediados de los 40 años, tuve la sensación de que mi vida todavía no había llegado a florecer y de que estaba en un estado como el de un capullo. Sabía que existían velos alrededor del alma, los que lentamente comencé a desplegar y ampliar. Este fue el origen de esta pintura.

Para visualizar el estado cerrado, tomé una foto de un pimpollo de nenúfar y de un huevo, y las fusioné. Luego agregué la figura de una mujer, inspirada en una pintura pre- rafaelista. En su mano sostiene una paloma que está por volar. Las envolturas abiertas hacia arriba permiten que el alma en encarnación se una con su contraparte radiante, en la luz de la conciencia pura.

57

Cáncer – La Madre y el Nacimiento del Alma en el Cuerpo

9 de Abril 2012, lápices, crayones y trabajo fotográfico

En la parte superior del cuadro se ve un cuenco semicircular abriéndose al cielo estrellado. Desde las estrellas irradian energías que descienden a la Luna, la cual está recibiéndolas en medio del cuenco. La Luna es el principio reflectivo que recibe la luz desde las esferas superiores. Desde allí la luz lunar fluye a los Pitris, los constructors de las formas, que crean también a nuestros cuerpos. En la parte inferior del cuadro se encuentra la madre; el embrión (a la derecha) flota en las aguas del útero, rodeado por las aguas de la Tierra. Encima de la Tierra se ve el Sol. Los círculos que lo rodean indican que él tiene -al igual que el ser humano- un cuerpo y un alma, y que es una expresión del sol espiritual. Desde su centro, el alma está descendiendo para entrar en el cuerpo del niño.

58

Leo – Los Tres Planos del Sol

22 de Abril 2012, lápices, crayones y trabajo fotográfico

Como ya se ha explicado, el Sol, así como el ser humano, tiene una naturaleza triple, con un cuerpo, un alma y un aspeco espiritual. En la pintura he visualizado su unidad en un espacio sacro, lo que se insinúa con la ventana de una iglesiaque está en el fondo. La luz del centro (parte superior) con los pétalos que se expanden en el espacio, representan al sol espiritual. En el centro del cuadro está el corazón del sol, representado como una flor enorme con un corazón pulsante en su centro. Visualicé la esfera del sol físico como un león descansando en un loto y rodeado de un aura de luz. Es un símbolo del principio vital pulsante, que tiene su sede en nuestro corazón.

El cuadro con su flamígero amarillo dorado ilustra el poder de la energía del amor, que impregna las diversas esferas.

60

Libra – El Nacimiento de la Nueva Tierra

16 de Junio 2012, lápices, crayones y trabajo fotográfico

El cuadro vino a mí desde las experiencias de las semanas y meses previos, culminando en la recepción de la noticia de la terminación de mi contrato después de 21 años de servicio. Me sentí libre, después de un tiempo muy turbulento. Vi el colapso de las antiguas estructuras y al mismo tiempo percibí la semilla del brote nuevo, aunque todavía no manifestado.

En la parte superior se ve el contorno de edificios altos, brillantemente iluminados, elevándose sobre un suelo ardiente que está por desmoronarse.

En las profundidades está formándose un nuevo globo de brillantes flores etéricas, manifestándose en un campo azul profundo. Un grupo de ángeles está observando la belleza con extasiada atención.

Hay un tremendo contraste entre la sutileza de la nueva tierra y la exhibición de grandeza de las antigua s estructuras, que están a punto de hundirse en el abismo.

61

Escorpio – El Ascenso de las Serpientes a través del Impulso Pituitario

14 de Julio 2012, lápices, crayones y trabajo fotográfico

Este cuadro representa la caída y el ascenso de la conciencia. Tomé la foto de un árbol (lejos, a la izquierda) - se convirtió en el árbol de la vida. Integré a la serpiente cayendo como un rayo - tiene una cabeza llena de luz y un cuerpo de color rojo con una línea amarilla. Esto ilustra el descenso de la conciencia a la materia para adquirir experiencia. En la parte inferior del cuadro se ven las almas aprisionadas en la esfera inferior del “suelo ardiente” del sufrimiento. Desde su multitud ascienden serpientes voladoras, los iniciados, con joyas azules como sus cabezas. Arriba se ve un águila resplandeciendo en su color blanco azulado, símbolo del espíritu, y en el fondo, estrellas de la constelación de Escorpio. Una mujer está observando la mágica danza. En su frente brilla la luz del “impulso eléctrico”, sus centros de la cabeza se han abierto mediante la iluminación.

63

Capricornio – El Amanecer y la Luz del Centro Superior del Corazón

11 de Agosto 2012, lápices, crayones y trabajo fotográfico

Capricornio se llama también El Monte. En el fondo de esta pintura resplandecen montañas brillantes, símbolos de la aspiración sublime. En primer plano se ve la silueta azul oscuro de un meditador inmerso en los mundos subjetivos. En su centro irradia el enorme loto de ocho pétalos del Centro Superior del Corazón, la entrada a la luz interior. El loto está rodeado de llamas de fuego y su tallo se eleva desde un sol rojizo en la parte inferior. El loto azul eléctrico del Centro de la Cabeza conecta el interior del meditador con las esferas cósmicas.

65

Piscis: el Alfa y el Omega

28 de Octubre 2012, lápices, crayones y trabajo fotográfico

Piscis es un signo de sensibilidad y fluidez. Los dos peces del signo representan al alma y la personalidad. Los representé como un pez superior y un pez inferior, llevando al sol. El sol de la parte superior se refleja abajo, así como el alma se refleja en la personalidad. Detrás del pez inferior se ve el contorno de New York, simbolizando la vida atrapada en la materia. La escalera representa el ascenso y descenso de las almas. Los ángeles de la derecha y la izquierda están custodiando el sendero. Uno está dando su bendición; el otro sostiene un tesoro, el fruto de la sabiduría.

67

Aries – El Nacimiento de un Diamante

30 de Noviembre 2012, lápices, crayones y trabajo fotográfico

Esta imagen ilustra la enorme presión de la sociedad de hoy, lo cual puede causar un proceso de transformación. Lo visualicé con un volcán, símbolo de la expulsión de la materia del interior, a través de un proceso ígneo de alta presión. En su parte superior hay un diamante como el resultado más brillante de la naturaleza, en un proceso de transformación a través de la presión.

Para la candente cámara del magma, tomé fotos de los corredores subterráneos y pasadizos del shopping de la estación central de Berna, y las fusioné. Diversos volcanes y diamantes, además de una flor rosada de cactus echinopsis para los destellos de las llamas en la parte superior, dieron la estructura dramática, con ríos de lava y la “cámara del magma” de la frenética vida cotidiana.

69

Géminis: La Pulsación – La Canción del Cisne

10 de Febrero 2013, lápices, crayones y trabajo fotográfico

La pulsación es un principio fundamental en la creación, al cual quise expresar con este cuadro. Ante los ojos de mi mente vi a un enorme cisne blanco con las alas extendidas. Hamsa es la palabra sánscrita para cisne, y es el símbolo del movimiento centrípeto y centrífugo. En el centro de su corazón se ve una flor abierta que es blanca adentro, es el centro pulsante. La bailarina sentada en la playa simboliza el momento de la contracción, la que vuela en lo alto simboliza el climax de la expansión. Fusioné las fotos de diversas olas para visualizar el movimiento pulsante de la marea (detrás del cisne). Usé colores muy claros, al borde de lo reproducible, para dar expresión a la delicadeza de la pulsación.

70

Cáncer – El Descenso del Ángel Solar al Cuerpo

28 de Febrero 2013, lápices, crayones y trabajo fotográfico

Cáncer es el signo del regreso del alma al cuerpo físico, y así se relaciona con el proceso de la reencarnación. La Luna es también el símbolo de la vida generativa que da nacimiento a las formas. En la parte superior de la imagen se ve la Luna, y detrás de ella, el resplandor del Sol. Dos figuras angélicas, los ángeles solares, observan el descenso del alma al embrión que está dentro del útero de la madre. Se ve al embrión con la cabeza hacia abajo, detrás del alma que desciende. El otro nombre del alma, el Yo Soy, es Ángel Solar. Es la parte eterna del hombre, la cual en el ciclo de la evolución atraviesa series de encarnaciones. El cuerpo se llama Ángel Lunar; sirve de vehículo para la encarnación del Ángel Solar. Para el ángel de la izquierda elegí un extracto de una pintura de Franz Dvorak, y para el del lado derecho un extracto de una pintura de Edward Robert Hughes; y un dibujo de William Hunter para el embrión en el útero. Para la ilustración del ángel solar que desciende, tomé una imagen de Ilmatar, el espíritu virgen del aire, de Robert Wilhelm Ekman.

71

Leo – La Entrada

17 de Marzo 2013, lápices, crayones y trabajo fotográfico

En el simbolismo, Leo está conectado don el proceso de transformación en la cueva interna del corazón. Con la ayuda de la respiración entramos en la “cueva del león”, el Centro del Corazón, donde podemos encontrar al yo superior, cuando el yo inferior está bien ajustado. La Cueva simboliza también al ashram interno, del cual un ahram externo es la exteriorización. La imagen ilustra esta entrada en el ashram.

La pintura muestra un círculo de 12 estrellas, simbolizando los 12 signos del zodíaco. Una mujer está subiendo una escalera, entrando a través del círculo del “portal de estrellas”. El punto del centro está representado por una puerta que conduce al Sanctum Sanctorum, y de esta manera la entrada es un sendero desde la circunferencia al centro. En el umbral frente al centro, hay una figura blanca representando al Maestro en el Corazón, el Ser Divino. Sobre el centro se ve la figura de un ángel, el guardián del ashram y la conexión con las esferas cómicas. El ashram está representado como un gruta de cristal. Los cristales a los lados simbolizan la materia purificada transparente, que puede recibir la Luz. En la parte inferior izquierda fuera del círculo estrellado, se encuentra un grupo de personas esperando su turno para entrar.

73

Libra – El Ascenso del Alma desde del Abismo

20 de Mayo 2013, lápices y trabajo fotográfico

En el viaje simbólico a través del zodíaco, Libra representa las ilusiones en las que se pierde el alma cuando se desconecta del hilo de Luz.

Yo lo visualicé como un barranco y le superpuse la estructura de un laberinto, representando las vueltas de nuestro intelecto, nuestro cerebro. Hay un Puente de Luz sobre el vacío y en el fondo está la luz de una enorme flor, la conciencia que se despliega. Un peregrino, símbolo de la parte eterna del alma, está de pie en el lado izquierdo, mirando hacia el abismo. En la superficie de piedra de la izquierda, se ven los volúmenes de una biblioteca, representando la gran masa de concocimiento en donde nos podemos perder en los conceptos. Un anciano está sentado frente al muro de libros, absorto en el estudio. Un sabio con un báculo lo está observando. Representa a Saturno, el Señor del Tiempo y el regente interno de Libra. Él es el guardiaán del umbral que nos mantiene en una situación hasta que la lección es aprendida. En la parte inferior se ve un caracol, símbolo del lento movimiento en espiral del tiempo. En el centro, una joven mujer de blanco, representando al alma que aspira, está mirando hacia arriba al ángel guía que está a la derecha. Ella lo está escuchando y se prepara para ascender desde el estrecho abismo hacia la Luz.

Las figuras de este cuadro fueron tomadas de fotos o transformadas de pinturas de Edward Burne – Jones (1833 – 1889) y Louis Janot (1814- 1892)

74

La Isla Blanca

6 de Julio 2013, lápices y trabajo fotográfico

Las enseñanzas de la sabiduría oriental describen al plano más sublime de nuestro planeta como un área de radiante luz. Existe en nosotros como el plano de la existencia pura, la conciencia diamantina, en el centro de la cabeza. También se le llama Swetha Dwipa, la Isla Blanca, llena de divino brillo y esplendor. Otro nombre para ella es Shamballa, un lugar oculto en el plano etérico del desierto de Gobi.

Sanat Kumara, el Señor del Mundo y el ser más elevado de la Tierra, vive allí, y en su frente está la hermosa gema de Chintamani, la piedra filosofal de origen celestial. Él y su grupo de seres sublimes cooperan incesantemente con la evolución de los seres sobre la Tierra.

Traté de representar a la Isla Blanca en un océano de luz azulada, elevándose sobre la esfera terrenal. En la parte inferior del cuadro se percibe el contorno de India vista desde el espacio, de noche, con los centros iluminados. Encima de la isla se ve la cabeza del Señor del Mundo, con las resplandeciente joya de Chintamani en su frente. Para esto, elegí la foto de una estatua de un Buda de Tibet tomada por un amigo, y la transformé un poco. Para la joya, utilicé varias capas de una foto de un diamante azul. Sanat Kumara está rodeado por siete llamas con los colores del arcoíris, simbolizando su equipo de colaboradores. Las creé basándome en fotos de reflejos prismáticos sobre las paredes de mi habitación. Toda la escena parece estar flotando sobre un área azul noche, representando el trasfondo de la existencia.

75

Escorpio – El Árbol de la Vida y el Hombre Andrógino

16 de Julio 2013, lápices y trabajo fotográfico

Las enseñanzas de la sabiduría se refieren a la creación manifestada como un árbol invertido. En el capítulo 15 del Bhagvad Gita, el Señor Krishna dice: “La entera creación es un árbol invertido. Las raíces están arriba, las ramas están abajo”. Las ramas (manifestaciones) de la Naturaleza están hacia abajo, hacia la materia densa, y las raíces (las causas) están arriba, en los planos sutiles. Las enseñanzas de la sabiduría describen al movimiento de descenso a la objetividad como femenino (Nari), y al movimiento ascendente como masculino (Nara). Ambos movimientos juntos constituyen la persona cósmica, Narayana.

Como punto de inicio de la pintura tomé una imagen de montañas tibetanas de cumbres nevadas reflejándose en un lago, y las giré digitalmente en forma de U hacia abajo. En la parte superior coloqué un árbol como la “idea” original del árbol. Está proyectado hacia abajo en el lago, el árbol invertido de la creación. Tomé una foto del Hombre de Vitruvio de Leonardo da Vinci, quité los brazos y las piernas sobrantes y lo integré al árbol. Su cabeza está penetrada por las raíces del árbol superior – recibiendo las ideas desde las dimensiones cósmicas. Luego extraje la Venus de una foto de la famosa pintura de Botticelli “El nacimiento de Venus” y la fusioné hacia abajo con el Hombre de Vitruvio, creando así el Andrógino masculino – femenino. Trabajé con lápices sobre la pintura. Transformé una foto de las raíces de un árbol y las puse apuntando hacia abajo, en diversos niveles que se desvanecen alrededor del árbol superior: Las raíces están en el espacio azul en la parte superior, la manifestación del árbol se extiende más abajo.

76

Sagitario – Meditación antes del Amanecer

3 de Agosto 2013, lápices y trabajo fotográfico

Las dos horas antes del amanecer se considera que son las más propicias para la contemplación profunda, cuando la conciencia puede conectarse fácilmente con los planos sutiles. En este tiempo, la naturaleza prepara el nuevo día y podemos recibir una gran abundancia de energía vital. En el ciclo anual, se dice que Sagitario es “las dos horas antes del amanecer” y es muy beneficioso para los aspirantes espirituales.

Para la pintura tomé una foto del cielo antes del amanecer tomada de un avión y fusioné las fotos de estatuas de madera y de cerámica de Buda. Coloqué la figura en el centro de la estructura de una doble pirámide rodeada por un círculo. Es el símbolo de la transformación, un diamante que permite la protección del meditador, de un grupo, de una nación e incluso del globo. Se le llama también el templo desde donde se difunden energías positivas y ayuda a reorganizar la materia sutil. El diamante representa los cuatro puntos cardinales del día y del año, el Medio Cielo (MC; Medium Coeli) y el Nadir (IC; Imum Coeli).

En el centro coloqué el loto del centro del corazón, rodeado de luz dorada. El loto está formado por diferentes niveles de luz radiante. Tomé una foto de reflejos prismáticos sobre las paredes de mi oficina y construí la columna central desde el centro de base hasta la cabeza y más allá. Alrededor y encima de la cabeza se ve un aura de energías vitales en diferentes tonos de violeta, penetrando en el espacio.

77

Capricornio- Varaha y Varuna

4 de Septiembre 2013, lápices y trabajo fotográfico

Durante varias semanas medité en el simbolismo de Capricornio, pero no apareció ninguna imagen completa. Sólo tenía una idea, pero pensé que el simbolismo completo no podía ser descrito de una manera atractiva. Sin embargo, el impulso de pintar continuó. Y se fue manifestando lentamente mientras trabajaba en el cuadro. Su simbolismo no lo puede comprender fácilmente un occidental. En pocas palabras: La Tierra es elevada desde la materia al espíritu.

En la parte inferior se ve la cabeza de Varaha, la encarnación del Señor Vishnú como el Jabalí Blanco. El saber puránico describe cómo eleva a la Tierra desde las profundidades a la manifestación, y desde la materia al espíritu. Varaha es venerado particularmente en Capricornio.

Este mes es el amanecer del año solar y también el amanecer del gran ciclo del tiempo de nuestra creación, llamado Manvantara. Se representa a la Tierra flotando sobre la superficie de las aguas del espacio; está sostenida por Varaha y rodeada por una enorme flor de loto etérica, el símbolo del despliegue.

Atrás hay un gran amanecer, y más allá del Sol asoma un dragón. En su lomo se ve a Varuna, representado como un niño de cinco años con cuatro brazos. Al moverse en el espacio el tridente en las manos de Varuna -representando a Neptuno- va creando líneas de fuerza que son los hilos conductores de la era acuariana. El dragón blanco -el vehículo de Varuna- se llama Makara, que significa Capricornio en las escrituras védicas.

80

Aries – El Nacimiento de una Mariposa

26 de Noviembre 2013, lápices y trabajo fotográfico

Aries inaugura el año astrológico y representa el nacimiento del hombre espiritual. También simboliza el lugar de nacimiento de una idea, de un impulso espiritual que toma forma.

La mariposa es un símbolo del alma. Así como la oruga es totalmente diferente de la crisálida, la mariposa que emerge de ella es nuevamente un estado totalmente diferente: sus movimientos ligeros hacen que sea difícil creer que un ser así provenga de los estados anteriores.

En esta pintura traté de ilustrar el estado de transformación que atravesamos en nuestro camino hacia el nacimiento espiritual: se ve una cabeza humana como un capullo del que emerge un ser de luz con alas como una mariposa. Construí la cabeza utilizando diferentes capas de un cuadro mío y las fusioné con un cuadro del Maestro CVV. Frente a la cabeza se ven las imágenes fusionadas de un capullo vacío ampliado, de una crisálida con la mariposa todavía en su interior y de una mariposa que está emergiendo – tomadas de una mariposa “plain tiger”por un amigo de India. Hay otra mariposa frente a la cabeza, como si surgiera de ella, y se ven otras volando en la vastedad del espacio.

81

Tauro – Recibiendo la Afluencia

27 de Diciembre 2013, lápices y trabajo fotográfico

En el simbolismo de las escrituras puránicas se ha descrito al flujo de la vida como las aguas cósmicas del espacio que tenían que ser descendidas a la Tierra desde el plano del creador, Brahma. No había otro en la Tierra quien pudiera recibir la intensidad del flujo ígneo, llamado Ganga, sino Shiva, el Señor de la Voluntad Divina. De modo que un rey solar oró ardientemente durante largo tiempo hasta que Shiva aceptó recibir a Ganga.

Shiva, quien tiene la luna creciente sobre su cabeza, abrió su cabello y cuando Ganga descendió quedó atrapada en el cabello, reduciéndose su impacto antes de que se le permitiera descender desde su cabeza al corazón, y luego a los planos.

La cabeza de Shiva representa a Shamballa y el corazón del planeta es la Jerarquía Espiritual. Los seres humanos viven en los planos. Cada año en Aries, un nuevo impulso anual es recibido en Shamballa, en Tauro es transmitido a la Jerarquía, y en Géminis a la humanidad.

Para esta pintura elegí una imagen de Shiva con una hermosa sonrisa. La transformé un poquito, agregué la luna creciente en la cabeza de Shiva y coloqué una imagen del Monte Kailash en el fondo. Luego creé la esfera desde donde se vierten las energías en la cabeza de Shiva y desde allí, cambiando los colores a amarillo dorado, descienden a la Tierra. El aire está lleno con el flujo de las energías etéricas.

Ha de ser así permanecer en pleno flujo de la vida.

82

Géminis – El Hijo del Sol y los Grandes Ciclos del Tiempo

9 de Febrero 2014, lápices y trabajo fotográfico

La sabiduría oriental describe al despliegue de la actividad de la creación en enormes ciclos de tiempo llamados Manvantaras. Ellos abarcan períodos muy anteriores a la creación de nuestra Tierra actual y entran en ciclos del tiempo de un futuro muy distante. Un Manvantara está regido por una inteligencia solar llamada Manú y el Manú que preside el ciclo actual se llama Vaivasvata. Vaivasvata es el hijo del Sol; él es la mente del Sol y se lo llama también la luz del alma. El Sol se llama el tejedor, Vivasvata; él teje el globo de luz a su alrededor. El significado mismo del Manú Vaivasvata es “el tejedor de la luz del alma”, del plan divino sobre la Tierra.

Esta pintura visualiza al Manú Vaivasvata emergiendo del Sol en el trasfondo. Detrás de su cabeza se ve el resplandor de la luz solar y su tocado tiene la forma del material solar mostrado en las imágenes del Telescopio de Imágenes Ultravioletas Extremas (EIT). Su rostro juvenil nos recuerda que es el hijo del Sol.

Los sabios describen a la creación surgiendo de un huevo de oro. Se ve la forma de huevo dorado en el fondo, y al Manú rodeado por una rueda de 14 figuras en forma de huevo conteniendo cada una los colores del arcoíris, representando los 14 Manvantaras y los 7 planos de cada creación. Todo está contenido en un enorme loto, el símbolo del despliegue. Vaivasvata está en medio del loto, y dentro del Sol se ve una octava superior del loto del cual emergen los Manvantaras.

La creación de este cuadro fue una extraña experiencia. Parecía que no quería salir. Y mientras trabajaba en él no estaba satisfecho con la manera en que se desarrollaba, y en varias ocasiones quise destruirlo. Finalmente, me di cuenta de que mis conceptos respecto a cómo debía verse el cuadro, estaban bloqueando su aparición.

83

Cáncer – Los Músicos Cósmicos y el Principio Lunar

2 de marzo 2014, lápices y trabajo fotográfico

La música pura, sublime, está asociada con lo Divino. El alma responde naturalmente a la música de alta calidad, y nos quedamos absortos en sus encantadoras vibraciones. Al comienzo de la creación, cuando el espacio comienza a despertarse, hay un primer grupo de devas cósmicos. Las escrituras los llaman Gandharvas, los músicos, porque ellos son las inteligencias que producen las periodicidades y las duraciones. Ellos son devas bienaventurados, ondas musicales más allá de la creación. La jerarquía musical está presidida por Soma, el principio lunar cósmico, que existe en todos los planos. En astrología, su energía se presenta a través de Neptuno; a nivel planetario es (a través de) Venus; en el plano de nuestra Tierra (a través de) su satélite, la Luna.

En el centro del cuadro se ven tres esferas que representan el principio lunar, compuestas con fotos de la luna y de una talla de marfil china. Coloqué una imagen de la constelación de Cáncer en el fondo. La esfera azulada externa está tocando un esfera inferior que representa al principio reflectivo, o a la transmision de las energías lunares a la Tierra.

En la parte superior del cuadro se ven tres ángels con chirimías, tomados de las obra del pintor inglés pre-rafaelista Edward Burne Jones (1833-1899). Trabajé sobre ellos para representar a los Devas de la jerarquía musical. Las vibraciones musicales que penetran el cosmos están visualizadas por los rayos que descienden desde el cosmos.

84

Leo – El Centro del Sol en el Corazón

9 de Abril 2014, lápices y trabajo fotográfico

De acuerdo con la astrología espiritual, el centro del corazón es la sede del alma y está gobernado por Leo. Leo es la expresión del YO SOY, el sol de nuestro ser. El león es el símbolo de la personalidad que va a ser transformada por el alma. El punto más alto de iluminación en nosotros es el centro de la cabeza, y a través de este centro el yogui establece contacto con el centro solar de nuestro planeta, Shamballa. En un plano aún superior existe una relación con la estrella polar.

La pintura tomó alguna preparación interna antes de comenzar el trabajo externo. Para comenzar, hice una impresión de una rueda de colores del espectro con 7 capas por tono de color. Fotografié un icosaedro cortado en cristal de roca y utilicé la forma de este sólido platónico de 20 triángulos, como una expresión de la materia redondeada, o el “cuerpo diamantino” de la materia espiritual que posee un iniciado. Para el meditador en el centro del cristal, elegí la imagen de la estatua de una diosa oriental en postura de bendición, que tomé hace unos años en la casa de unos amigos. Coloqué su rostro en el centro del triángulo que señala hacia arriba y coloqué la imagen de un león con su cabeza en el medio del triángulo que señala hacia abajo. Puse la rueda de color en el fondo, con su centro en el centro del corazón del meditador, simbolizando el espectro de la luz única que se manifiesta en los 7 niveles de la creación. El color de Leo es el oro, por eso el león irradia una tonalidad de luz dorada.

Detrás de la rueda de colores incluí una foto de la Dhaulagiri (que significa “Montaña Blanca”) de los Himalayas, como símbolo de la aspiración intensa hacia las más grandes alturas. En la frente del meditador coloqué el símbolo del Sol. Di forma al casco que excedía a la pirámide como una representación etérica de Shamballa, que el meditador contacta a través del centro de la cabeza. Encima de ello se ve una estrella que simboliza la estrella polar formando un triángulo con otras dos estrellas.

85

Virgo- La Madre y la Maduración de las Almas

10 de Mayo 2014, lápices y trabajo fotográfico

El signo de tierra Virgo, simboliza el lento crecimiento en la “matriz del tiempo” a través de conflictos y crisis, para alcanzar la luz del alma. Cuando hemos obtenido una mente pura, ella puede reflejar la Luz divina. Cuando nace la Luz en la mente virgen, esto se llama el “nacimiento en la Luz”. La luz de la naturaleza primordial ha sido descrita como la Madre del Mundo. Ella penetra los siete planos de la existencia. Se dice que estos planos son los velos de la Madre, y también se los representa como un arcoíris alrededor de su cabeza. Se dice que sus ojos transmiten los rayos de la gracia que eleva a las almas a su naturaleza prístina.

Para este cuadro utilicé la imagen de una pequeña estatua de la Virgen con un velo lleno de estrellas. Alrededor de su cabeza se ven los colores de un enorme arcoíris: los planos de la creación. En el fondo coloqué dos galaxias de la constelación de Virgo, representando los ojos cósmicos de la Virgen.

En la esfera inferior dispuse una parte de una foto grupal y en el rostro de cada persona coloqué una capa de un amanecer, ilustrando el reflejo de la Luz divina en las mentes humanas. Ellos son las almas que maduran en la materia para experimentar el nacimiento en la Luz.

86

Libra – El Ave Superior y el Ave Inferior y el Magnetismo de la Vida

4 de Junio 2014, lápices y trabajo fotográfico

En uno de los Upanishads está la historia de dos aves en el árbol de la vida, que son amigas eternas e inseparables. Un ave come el fruto del árbol; la otra se regocija viendo comer a la primera. El ave de abajo representa a la personalidad que está experimentando el mundo. El ave de arriba es el alma que presencia las acciones del yo inferior. Ambas están unidas eternamente. Es una hermosa representación de Libra, que simboliza el relacionamiento.

Otro símbolo del relacionamiento es el imán. Sus dos polos crean un campo que atrae y magnetiza a las limaduras de hierro.

En este cuadro uní los dos símbolos: el ave superior en blanco radiante, está suspendida arriba y observa al ave inferior. La última está posada en el suelo, mirando hacia atrás. Es también blanca, pero está un poco teñida.

En el fondo se ven los dos polos del imán dispuestos verticalmente como dos soles esparciendo sus campos de fuerza a su alrededor, ilustrando los polos del alma y de la personalidad. Ellos también representan el tronco del árbol de la vida con las líneas de fuerza como sus ramas y raíces.

Dibujé las líneas sobre una foto de limaduras de hierro ordenadas alrededor de un imán. La Astrología Espiritual describe el color de Libra como rojo-carmesí para la gente común, que vive en una mezcla nebulosa de emociones y amor. Para un discípulo que ha desarrollado los lotos etéricos el color es el violeta; y cuando él se ha establecido en el loto de mil pétalos el color es una mezcla entre el azul y el blanco puro. Se ven esos tonos de color vibrando en el cuadro.

88

Sagitario – Alineamiento Ardiente

8 de Agosto 2014, lápices y trabajo fotográfico

Sagitario es el signo de fuego del arquero, símbolo de la determinación. Nos enseña a dirigir todas nuestras fuerzas hacia un propósito, la meta de nuestra vida. En el sendero espiritual, el arco y la flecha representan la disciplina meditativa para elevar las energías a los centros superiores y alinear nuestra voluntad con la Voluntad divina.

Para la visualización de la Voluntad divina elegí una representación del Señor de la Voluntad Divina: tomé el rostro de una estatua de Shiva en las orillas del río Ganges en Rishikesh, India. La despojé de los otros simbolismos y coloqué un arco y una flecha sobre el busto. Con la ayuda de fotos del Sol y de un loto, creé el Sahasrara, el loto de mil pétalos sobre la cabeza, el objetivo del alineamiento, la conexión con los mundos superiores.

Para el cordón y la parte inferior del busto, creé formas de llamas azuladas, expresando la tensón eléctrica del alineamiento ígneo. La enfaticé intensificando los colores.

89

Capricornio – El Amanecer

5 de Septiembre 2014, lápices y trabajo fotográfico

En la astrología espiritual, Capricornio simboliza el momento del amanecer en diferentes escalas: el amanecer diario, el amanecer del año, o el nacimiento de las inteligencias de la creación, el despertar de los dioses.

Para ilustrar esos diferentes planos, comencé con una foto de un amanecer visto desde un avión. El Sol parcialmente visible, simboliza que nuestro Sol visible es una expresión de las partes invisibles. De acuerdo con las Escrituras, solamente es visible un cuarto, mientras que tres cuartos permanecen ocultos. Los pétalos en tres niveles de un girasol que están a su alrededor y las llamas de arriba, ilustran el resplandor de los planos sutiles.

En el centro, se ve la representación de las tres fuerzas básicas de la actividad de la creación, la impregnacióny la destrucción- Brahma, Vishnú y Shiva. Creé esta unidad de tres cabezas transformando una imagen de una estatua de cobre amarronada en azul con adornos de oro. La estatua fue hecha sobre la base de la famosa Trimurti, una enorme escultura de la divinidad de tres cabezas de las grutas de la isla de Elefanta, en Mumbai. La serpiente es un símbolo del despliegue del tiempo y de las fuerzas de la vida (Kundalini).

Para el fondo, seleccioné una foto de la constelación de Capricornio. En muchas de mis pinturas se ve un fondo azul oscuro con estrellas. Simboliza el trasfondo del espacio no manifestado, desde el cual surgen todas las manifestaciones – no se puede ilustrar lo inmanifiesto. El azul de las estatuas de los dioses se refiere a su origen en el trasfondo desconocido.

89

Acuario – Apolo y la Canción de la Luz

16 de Octubre 2014, lápices y trabajo fotográfico

En un plano muy sutil, el color y el sonido convergen y se convierten en uno. Este plano se relaciona con Acuario y con una inteligencia musical supra-cósmica a quien los Vedas llaman Vena, el Gandharva. El Veda dice que él canta alegremente la “canción de la luz”. El Apolo griego no es otro que Vena; a través de su influencia los principios de la luz y el sonido de los planos superiores se expresan en escalas idénticas.

Meditando en esas correspondencias, surgió en mí una imagen de Apolo con un instrumento musical superpuesto sobre su rostro, y la luz que se derrama desde arriba.

Para la pintura elegí una foto en blanco y negro de una cabeza de Apolo y la convertí en amarillo claro. Encontré la imagen de un hermoso instrumento clásico, la “Viola d´Amore” (Viola del Amor). Se usa como el violín y tiene un sonido dulce y cálido. En la parte superior hay 6 o 7 cuerdas y el mismo número de “cuerdas simpáticas” debajo – un hermoso símbolo de los 6 pares de signos del zodíaco o de los 7 planos de la creación en las esferas manifiestas y en las sutiles. Coloqué el instrumento sobre el rostro de Apolo para que la parte superior con las clavijas y la cabeza fueran como una escalera hacia las esferas de luz. Hay una segunda viola que se funde con el rostro de Apolo y una parte de una tercera, casi invisible, rodeando la cabeza como una aureola.

Para el fondo, primero tomé una foto de Urano y la fusioné con otra de un cluster de estrellas de la constelación de Acuario. Aunque ya no se reconocen esos elementos, están allí, en el “trasfondo” de esta pintura. Y la luz que viene de arriba se ve como si se derramara del cántaro acuariano casi invisible.

91

Piscis – La Tabla del Universo

17 de Noviembre 2014, lápices y trabajo fotográfico

En la sabiduría oriental, el contenido del espacio se llama Akasha. Las impresiones de los ciclos de vida pasados están grabadas en los “registros akáshicos”, una especie de fotografía sutil. En “Astrología Espiritual”, Piscis representa esta “tabla del universo” sobre la cual un iniciado puede leer el pasado, el presente y el futuro de toda la creación. Piscis también preserva la información sobre la forma humana y su relación con la forma del hombre cósmico, la cual está oculta en las profundidades de nuestra conciencia.

Para ilustrar la apertura del sagrado contenido del espacio con sus registros sutiles, utilicé una imagen de las ventanas de una catedral gótica, con los vidrios manchados, a la que transformé y dupliqué. Para el hombre cósmico, extraje de una pintura india el rostro de Ishvara, la conciencia Maestra del universo y de nuestro propio ser. En su frente, se ve el sendero de luz que conecta la pineal y la pituitaria – que representan los dos peces de Piscis. Y arriba está la corona del centro de la cabeza. Abajo, coloqué el “mármol azul” de nuestra Tierra como la esfera de nuestra vida.Le superpuse la imagen de un embrión, simbolizando que nuestra forma está hecha a imagen y semejanza del hombre cósmico y que está en un proceso de desarrollo.

Piscis está regido por Neptuno, quien nos ayuda a fundir nuestra conciencia inferior (personalidad) en la conciencia superior o conciencia grupal. Usé una foto de Neptuno para crear el fondo de la imagen y darle la nota mística, pues Neptuno es el alma de nuestro Logos solar y está conectado con el alma cósmica de nuestro universo.

92

Aries – El Regente de la Dinastía Solar

14 de Diciembre 2014, lápices y trabajo fotográfico

Las primeras leyendas de la historia de India mencionan dos dinastías, la “raza del Sol” y la “raza de la Luna”. La Dinastía Solar de los “Hijos del Sol” fue la dinastía real del primer rayo, a la que pertenecía el Señor Rama. El Maestro Morya, quien es de naturaleza ígnea, pertenece a la Dinastía Solar y es su último representante. Él es el Maestro del signo solar de Aries y representa al Fuego en nuestro planeta.

Para esta pintura utilicé la foto de una enorme erupción solar y una de la Tierra creciente, para simbolizar el descenso de los hijos del Sol en nuestro planeta. En el fondo generé el sendero del descenso y esferas en azul y rojo indicando el proceso de recepción.

En la parte inferior coloqué una imagen del maestro Morya y fusioné dos coronas para su tocado, con un disco solar en el fondo.

93

Tauro – El Toro y el Lingam

25 de Enero 2015, lápices y trabajo fotográfico

El lingam es un símbolo fundamental de la creación, de la forma primaria que surge del estado informe. La expresión de la Voluntad divina es como una chispa en el trasfondo del azul ilimitado. Tiene seis proyecciones desde su centro, las seis dimensiones que le dan la forma de una doble pirámide, la que también se interpreta como la forma de un lingam.

La Palabra divina emerge a través de las vibraciones del espacio, comprarándose al bramido del toro de Shiva. En Tauro, la constelación de Rohini conocida en occidente como Aldebarán, se considera que es el Ojo del Toro, o el punto de la emisión de la Palabra divina. El ojo está ubicado en nosotros en el tercer ojo sobre la frente. En los templos consagrados a Shiva en la forma de un lingam, se debe mirar al Señor a través de los cuernos del toro situado afuera del templo.

En el cuadro se ve a la doble pirámide y al lingam a través de los cuernos del toro. En el fondo coloqué una imagen de la constelación de Tauro, con Aldebarán en el centro. La estrella está rodeada por un loto, el principio del despliegue. Alrededor del punto central hay un globo con los tres colores originales del espectro, desplegándose hacia la columna central con los siete colores del arcoíris. Ellos representan los siete planos de la creación o el antahkarana superior de nuestra frente. La esfera roja flamígera del lingam sobre fondo azul expresa la potencia de la Voluntad divina produciendo la creación. Los símbolos centrales tomados en conjunto dan la forma del Ojo divino.

95

Leo - El Árbol del Universo y el Principio Cósmico de la Enseñanza

17 de Abril 2015, lápices y trabajo fotográfico

Leo está relacionado con el centro del corazón; es el corazón de la Jerarquía Espiritual. En el simbolismo védico, Leo se llama el perro, significando la estrella del Can, Sirio. Nuestra Jerarquía planetaria es una réplica de la gran Hermandad Blanca de Sirio, cuyo Señor es Dattatreya. Él es el principio de la enseñanza en el universo.

Los Puranas orientales comparan a los globos espaciales del universo con los frutos del baniano, y a los soles con las semillas del interior del fruto. Muchos árboles bordean los caminos hacia el jardín de Dios. Esto me recuerda el concepto astronómico de los grandes cúmulos de galaxias denominadas Laniakea (en Hawaiiano “cielo inconmensurable”) que son como ríos o ramas de grandes árboles.

En el fondo de la pintura puse un grupo de fotos del universo conocido y le superpuse la estructura de un árbol. Tomé una foto de la estatua de Dattatreya que está sobre mi altar de meditación, representado como un ser con un cuerpo y tres cabezas, simbolizando la divina trinidad surgiendo de la unidad. Él está representado siempre con una vaca, que simboliza el universo. En sus seis manos sostiene varios símbolos que representan las dimensiones cósmicas. En las ramas del árbol se pueden ver dos galaxias y en el centro una astro-nebulosa llamada también “el ojo de Dios”. Coloqué una imagen de Sirio en su centro.

En primer término se puede ver el símbolo del principio cósmico de la enseñanza, el triángulo dentro de un círculo y el punto central, que está colocado en el centro cardíaco de Dattatreya. El círculo está rodeado por 12 estrellas, representando los doce aspectos del zodíaco o de la luz única original, Aditi.

97

Libra – Desde la Periferia hacia el Centro

13 de Junio 2015, lápices y trabajo fotográfico

El sendero espiritual es de la objetividad a la subjetividad, y a través de los planos sutiles a la reunión con el centro divino. En el movimiento a través del zodíaco, Libra representa el desarrollo completo de la vida objetiva, donde podemos perdernos en los “platillos de la balanza” o regresar al centro de rotación, que corresponde al centro de nuestra existencia. La objetividad es la vida horizontal y la subjetividad es la vida vertical, y ambas necesitan formar un ángulo recto, un equilibrio en el centro.

Cuando estaba buscando interiormente la nueva imagen, nada se mostraba, hasta que se produjo una ventana en el tiempo para comenzar a trabajar sobre la imagen. Percibí una línea horizontal y una línea vertical formadas por galaxias. Comencé a buscar en “la mina de Google” elementos que se aproximaran a la imagen interna, y encontré muchas galaxias y otros objetos interesantes, pero la imagen interna no se adecuaba a las piezas externas del rompecabezas. Me sentí insatisfecho.

A la mañana siguiente, en meditación, vi claramente la estructura y los elementos que necesitaba. Para la línea vertical tomé una foto de la vía láctea y para la horizontal -el campo de luz- una foto de la galaxia del Sombrero. Superpuse elementos de los campos estelares y una estrella, y añadí los ojos como símbolos de la Madre del Universo. Luego trabajé los colores y los detalles con lápices y le di a la imagen una terminación digital final. Y sí, ésta era la imagen que quise manifestar.

98

Escorpio - El Corazón de la Tortuga

13 de Julio 2015, lápices y trabajo fotográfico

La tortuga es el símbolo del individuo que se vuelve hacia adentro, hacia la vida subjetiva. Él se retira al interior de la cueva del corazón y experimenta la afluencia de la luz del alma. Los sabios védicos visualizaron la convexidad del caparazón de la tortuga como la parte superior de la cabeza y como la micro-versión del domo superior del espacio, con el Polo Norte en la parte superior de la cabeza. Ellos visualizaron a las siete estrellas de la Osa Mayor en la región del centro de la cabeza. Similarmente, se ha interpretado al polo inferior como un domo invertido o un plato, mientras que la estrella del Sur llamada Sirio o la estrella del Can, es visualizada en el cuerpo humano cerca del extremo de la columna vertebral.

Una imagen desarrollada después de varios días, en meditación: Apareció una tortuga con un corazón radiante; era el domo del espacio dentro de la cabeza, con el luminoso eje central de la columna dirigiéndose hacia abajo. Creé la estructura de la imagen transformando la foto de una tortuga y superponiendo capas de una imagen de la Osa Mayor y de un oso polar. Para el eje central, transformé una foto de la Vía Láctea. En la parte inferior coloqué una esfera semejante a un plato y en su centro fusioné una imagen de Sirio con la de un perro. Luego trabajé sobre los tonos de color y las transiciones. La forma en que el cuadro se desarrolló fue para mí, nuevamente, una sorpresa.

99

Sagitario – El Viaje Ascendente

4 de Agosto 2015, lápices y trabajo fotográfico

El arquero con un arco y una flecha es el símbolo de Sagitario. Sagitario es un signo de fuego relacionado con los viajes largos y, en el sendero espiritual, con el viaje hacia estados superiores de conciencia. La nota clave es el establecimiento de una meta y esforzarse con la atención focalizada. El canal central de la columna vertebral, Sushumna, se considera que es la sede de la autoconsciencia; es la flecha en nosotros. En el simbolismo oriental el sonido sagrado OM representa al arco con su cuerda. Te colocas como una flecha en el arco y tensas la cuerda retirándote en lo profundo de tu interior. Entonces, con una mente estable disparas la flecha hacia arriba. Este es el viaje ascendente del alma.

Meditando sobre la imagen del mes, vi la columna central iluminada con la energía que ascendía a través de los centros. Representé al arquero con el contorno del cuerpo etérico dorado, con las manos elevadas -no para sujetar el arco, sino para proteger al corazón. Coloqué el símbolo del OM en la frente. Como punto de partida para el arco, transformé la Tierra creciente de una foto de la NASA, simbolizando el ascenso más allá de la conciencia material.

Las llamas que se elevan representan la aspiración ardiente, y desde arriba descienden las bendiciones de las esferas superiores a través del centro de la cabeza.

100

Capricornio – El Ascenso, la Cumbre y el Descenso

02 Octubre 2015, lápices y trabajo fotogáfico

Capricornio ha sido llamado el Monte. La experiencia de la cima de la montaña simboliza la iniciación, la cumbre de un esfuerzo largo e intenso .Después de haber llegado a lo más alto, tienes que regresar al valle para compartir la esencia de tu experiencia y guiar a los otros buscadores.

Unas ocho semanas antes de crear la pintura vino a mi mente una imagen de Sri Yantra y de seres de luz descendiendo a laTierra. Más tarde, estando en Santa Fe, Argentina, vi una imagen del Monte Aconcagua, el pico más alto de los Andes, aparte de los Himalayas. El Aconcagua es el sitio de un ashram etérico del Maestro de la Llama Violeta y el violeta es el color para entrar en los mundos sutiles. Sólo dos días antes de comenzar a trabajar en la pintura, se ordenaron los detalles en la visión interior. Se me ocurrió poner al Sri Yantra en la cima de la montaña, símbolo de la Madre Divina y de la conciencia pura.

Fusioné dos fotos del Aconcagua, creé una vibración violeta penetrando en la imagen, transformé una imagen del Sri Yantra, trabajé sobre los reflejos de luz de una foto del contorno de Santa Fe y de una escalera. Modifiqué la escalera con colores rojo, azul y amarillo, representado a los tres rayos de la Voluntad, el Amor y la Actividad Inteligente. Estas luces nuevamente están rodeando la esfera de luz azul, rosa y blanca que penetra al Sri Yantra. Combiné la escalera con reflejos de luz, símbolo de las almas que ascienden y descienden. La parte inferior representa al Antahkarana, el Puente de luz que conduce a los reinos superiores.

101

Acuario – El Pasaje de Acuario

12 de Octubre 2015, lápices y trabajo fotográfico

Las Escrituras orientales describen de una forma poética el nacimiento de la materia y el pasaje de su formación desde el espacio, como un río que fluye a través de todos los planos. La creación aparente proviene de la nada aparente y el puente entre estos estados se llama el Pasaje de Acuario: De un lado está la creación y del otro está un vacío aparente que en realidad lo es todo. El punto en que emerge la existencia se expresa como el azul profundo del espacio. Desde el azul profundo tienen lugar todas las demás manifestaciones. El azul no es más que el blanco puro profundo. Para el ojo espiritual, en el azul están todos los colores.

El punto del Pasaje acuariano en nosotros es el Ojo de Shiva, la Voluntad Divina. Este ojo está en la parte superior de la frente, y es muy superior a nuestro tercer ojo. A través de este centro pueden fluir las energías desde las esferas supra-cósmicas a todos los planos de la creación. Este pasaje se usa para absorber todo lo que existe o para dejar que se viertan nuevas energías para una nueva creación. Las Escrituras dicen: “Cuando Shiva abre su ojo, todo puede ser destruido.”

Para visualizar el Pasaje acuariano coloqué un área azul oscura en la parte superior, seguida de un área de un blanco brillante. Debajo de ella di forma al tercer ojo de Shiva y dos ojos cerrados- simbolizando la concentración interior- con la ayuda de la imagen de una estatua de Shiva de madera que trabajé con color amarillo dorado. Desde el tercer ojo se derrama luz blanca a la Tierra. Es recibida en la Montaña Blanca, el Mont Blanc. Tomé la fotografía de la montaña más alta de los Alpes durante un vuelo de regreso de España. En el fondo fusioné otra foto del cielo azul con una imagen de un torrente de las Cataratas de Iguazú, ubicadas entre Brasil y Argentina. Es emblemático de que las aguas del espacio contienen todos los potenciales de la creación.

102

Piscis –Alfa en Omega, Omega en Alfa

12 de Noviembre 2015, lápices y trabajo fotográfico

Se considera que Piscis es el fin del año zodiacal que conduce al ciclo anual siguiente, comenzando con el equinoccio primaveral. Para un discípulo en el sendero espiritual, Piscis es el comienzo del ciclo, ya que él se mueve hacia el origen en dirección retrógrada. En la astrología mundana, Piscis corresponde a los pies, mientras que en el discípulo está ubicado encima de la cabeza. En el cuerpo del yogui, se relaciona con la glándula pineal y el cuerpo pituitario, los cuales ayudan a producir la luz del Puente Superior hacia los reinos cósmicos de conciencia. Esta luz es la expresión del eterno AHORA, la fusión del comienzo y el final de la creación.

La imagen que recibí al meditar en Piscis consistió en dos globos que se tocan entre sí, con una luz en el medio y una cabeza debajo. Interpreté a las esferas de los globos como el contacto del pasado con el futuro en la luz de la presencia. Las dos esferas que se tocan dan el glifo del signo de Piscis. Lo creé fusionando varias fotos, la Tierra, la estrella Fomalhault de la constelación de Piscis y un loto.

Para la cabeza, fusioné una cabeza tallada en madera y una de porcelana del Bodhisattva Quan Yin, la correspondencia femenina de Buda, venerada especialmente en el Lejano Oriente. Ella es la Diosa de la Misericordia y en consecuencia una forma de la Madre del Mundo relacionada con Piscis. En la coronilla, simbolizando el centro de la cabeza, ella lleva una figura de Buda, la luz de la joya en el Loto. Sobre su frente le integré el puente de luz entre la pineal y la pituitaria, que conecta con la luz cósmica.

La luz azul profundo del fondo, fusiona en una totalidad a las estrellas del firmamento con las luces nocturnas de la Tierra y con el aura de Quan Yin.


103

Aries – Los Tres Grandes Fuegos y la Kundalini Cósmica

16 de Diciembre 2015, lápices y trabajo fotográfico

Los tres signos de fuego del zodíaco – Aries, Leo y Sagitario – se han descrito como tres fuegos: el fuego cósmicoo eléctrico es el espíritu, la energía pura. Se expresa a través del fuego solar, la energía del alma y luego a través del terrestre fuego por fricción o la expresión visible de la energía. Antes de que la energía se consolide en polvo estelar para formar las estrellas y los sistemas solares, las escrituras orientales la llaman la gran serpiente, Ananta, la Kundalini cósmica. Se la ha identificado con la constelación del Dragón y se la ha descrito moviéndose sobre el gran océano de leche, el inmenso océano de globos solares en diversas etapas de formación.

Visualicé a los tres grandes fuegos como tres soles, utilizando la foto de un amanecer sobre el Mediterráneo. Los globos de fuego están conectados por una lluvia de luz, donde el inferior recibe del superior y a su vez distribuye la luz.

Construí el movimiento serpentino de la Kundalini cósmica formando una espiral a través de los diversos planos de la creación, con la ayuda de elementos de una foto de una galaxia en anillo. La cabeza de la serpiente está arriba y la cola en la esfera inferior. Se mueve alrededor de los tres centros ígneos y crea la matriz para la consolidación ulterior del universo visible.


104

Tauro- El Puente Superior y el Despertar del Tercer Ojo

25 de Diciembre 2015, lápices y trabajo fotográfico

Para ser capaces de percibir las estructuras energéticas de las esferas sutiles, es necesario desarrollar los órganos de los sentidos internos y purificar nuestro sistema mediante el recto vivir y las prácticas espirituales. Hay varios centros energéticos en el cuerpo. En el proceso de desenvolvimiento, se construye un puente entre la pineal y la pituitaria, conectando los centros sutiles correspondientes. Cuando se ha construido este puente de luz brillante, se abre el centro del tercer ojo y permite la percepción sutil. Cuando continua elevándose la conciencia, queda establecida una conexión entre el centro de la parte superior de la cabeza y el de más abajo.

El centro del tercer ojo está relacionado con Tauro; se lo llama el “ojo del toro” y gobierna el poder de la clarividencia. En el cosmos, corresponde a la estrella Aldebarán.

Para visualizar estas realidades sutiles, hice una “selfie” de la parte superior de mi cabeza. Superpose una imagen de Aldebarán con las estrellas que rodean a Tauro y construí el puente de luz y el tercer ojo con la ayuda de otras estrellas. Creé el centro de la cabeza transformando la imagen de una flor, cambiando la forma de los pétalos a un paisaje de una montaña. Luego trabajé sobre los colores y la luminosidad.


105

Géminis – La Conciencia de Grupo. Fusión y Surgimiento

08 de Febrero, 2016, lápices y trabajo fotográfico

La meditación crea un campo de energía alrededor de nosotros. Cuando se hace en grupo es mucho más efectiva. Al pronunciar OM como grupo, éste construye un enorme embudo en el cielo y atrae las energías sublimes. Tiene que ser con una entonación prolongada y con intención. En silencio podemos recibir las energías que descienden desde arriba. De esta manera, la conciencia individual podría experimentar la conciencia grupal o incluso la conciencia universal.

Para describir este proceso, usé una foto de una convivencia grupal, la que fusioné con capas de azul. En primer plano creé un área de varias esferas de luz con la ayuda de fotos de lámparas de aceite, luces de la ciudad y llamas. Simboliza el proceso de fusión de las almas individuales en la conciencia grupal. Las unidades individuales ascienden a través de un embudo hasta un punto de luz, donde surgen rayos blancos y azules de luz radiante. Así, el grupo recibe el derramamiento de luz y es elevado.


106

Cáncer – Descenso y Desarrollo del Alma en la Materia

6 de Marzo 2016, lápices y trabajo fotográfico

Cáncer representa el descenso del alma en la materia y la relación de la madre y el hijo. Al nacer, el alma 'desciende' del mundo espiritual a la materia, aprisionándose en la envoltura de la encarnación física. La madre alimenta al hijo y le da su afecto. La Madre Naturaleza protege al hijo hasta que despierta al alma y asciende otra vez conscientemente de regreso desde la materia al espíritu.

Meditando sobre el simbolismo de Cáncer vislumbré una espiral convergente. En la espiral percibí los diferentes pasos del descenso del alma a la materia, conectando esto con la madre que protege al hijo en crecimiento. Su interacción me recordó al glifo de Cáncer, ♋.

Sin embargo, me tomó un tiempo de búsqueda hasta que encontré el acceso a la composición actual de la pintura. Como punto de partida, elegí una piedra Salagrama, una amonita cuyas espirales están consideradas en Oriente como un símbolo del principio universal de Dios. Transformé los reflejos de lámaras de aceite de un templo de India para representar las etapas del descenso del alma, superponiéndolos sobre la espiral en diferentes tonos de color. Para la madre y el hijo utilicé elementos de dos pintores italianos del Renacimiento: para la madre, de una pintura de Fra Filippo Lippi (1406-1469) y para el hijo, de una pintura de Fra Angelico (1395-1455). La espiral finaliza y comienza en el corazón del hijo que está cerca del corazón de la madre – rigiendo Cáncer al centro del corazón. Las miradas de la Madre Naturaleza provienen de un velo de luz; la cara del niño irradia fuerza y pureza. El entorno azul verdoso insinúa al regente superior de Cáncer, Neptuno.


107

Leo – El Sendero a la Super Alma

15 de Abril 2016, lápices y trabajo fotográfico

El alma es una imagen de Dios. Es una réplica de la super alma y se expresa a través de la mente, los sentidos y el cuerpo. Si queremos ponernos en contacto con la radiacion divina de la super alma, tenemos que dejar de relacionarnos con la forma externa y orientarnos hacia el interior. De esta manera se construye el hombre interno y podemos relacionarnos más con la super alma, la fuente de nuestra propia existencia.

Como símbolo de esta orientación hacia lo alto, utilicé una foto de un amigo que está sobre una duna de arena en el Tibet frente a un lago, con montañas detrás y un vasto cielo por encima. Para representar a los cinco elementos -tierra, agua, fuego, aire y espacio- que rodean a la personalidad, creé esferas de diferentes colores y la silueta del individuo que aspira con sus manos levantadas.

La luz se vierte a través de tres globos -la super alma, el alma y la personalidad- y es recibida dentro del individuo. Está anclada en la cabeza, el corazón y el centro de base. La luz desconecta al hombre del impacto de las esferas circundantes. Él se orienta hacia lo alto para permanecer en contacto con la fuente de origen de la Luz.


108

Virgo- El Aura de Arco Iris de la Madre del Mundo

14 de Mayo, 2016, lápices y trabajo fotográfico

Virgo es el mes de la Madre del Mundo, la conciencia universal o la base de la creación. En los Vedas se llama Gayatri, la Luz del Mundo, y es venerada con el famoso mantra Gayatri. Ella está representada con cinco caras visibles y una sexta que es invisible. De las cinco caras, la de la extrema derecha representa a la brillante luz solar, y la cara de la extrema izquierda a la tranquilizadora luz de la Luna. En el medio están las tres caras de los colores primarios en el orden del rojo, amarillo dorado y azul. La cara invisible del último plano representa a la luz absoluta del trasfondo.

La Madre del Mundo está representada con el aura del arco iris indicando los siete planos de la existencia o los siete rayos de la Luz original. Cada plano está subdividido nuevamente en siete subplanos, creando la belleza caleidoscópica de la creación.

Para ilustrar a la Madre del Mundo, utilicé una imagen india de la Madre y la transformé cambiándole los colores y reemplazando las caras con retratos de mujeres extraídos de pintores occidentales, principalmente del siglo 19. Mantuve la expresión cromática de los rostros. Luego creé un arco iris circular como aura alrededor de la Madre y le agregué siete arco iris hemisféricos sobre un fondo azul estrellado, indicando la expansión de la conciencia universal a través de todos los planos de la creación.


109

Libra – Pasar por el Centro Solar

14 de Junio, 2016, lápices y trabajo fotográfico

Libra nos enseña a volvernos desde lo exterior a lo interior, desde la circunferencia de la vida al centro. Esto está simbolizado por un círculo con un punto central que representa al centro del Sol. Al contemplar en el punto central del centro del corazón, podemos entrar en las esferas sutiles y ascender a planos superiores. La chispa ígnea del YO SOY es el ángel solar, que es lo que somos en esencia. Es un rayo proveniente del Sol. En el viaje de ascenso estamos regresando a nuestro origen. El hombre es un sistema solar potencial. El Sol que vemos es la puerta de entrada al Sol Central y éste a su vez es una expresión del Sol Espiritual. Como el Sol, el hombre es una micro-imagen de la Persona Cósmica. Este simbolismo es una profunda meditación.

Reflexionando sobre el simbolismo de Libra, intenté visualizar los centros de los distintos círculos. Cada ser tiene un punto central individual y consecuentemente diferentes circunferencias. Sin embargo, como todos ellos son expresiones de la Existencia Una, esto se describe como “centro en todas partes, circunferencia en ninguna parte”.

En el eje central de la imagen coloqué una silueta humana con los centros de energía y un radiante centro del corazón. Hay una silueta ardiente en segundo plano, simbolizando al ser solar. Las rodeé con círculos de diferentes tamaños representando a las diferentes esferas y sus limitaciones. Las líneas verticales de diversos tamaños ilustran las etapas de ascenso a través de los diferentes planos.

Transformé una imagen de Krishna para representar a la Persona Cósmica. El ser humano y el ser solar están mirando hacia la Persona Cósmica, su origen. La Persona Cósmica está rodeada por un aura de un campo estrellado.


111

Sagitario – Siete Sabios y Siete Niveles de Conciencia

11 de Agosto 2016, lápices y trabajo fotográfico

La sabiduría oriental describe siete inteligencias que trabajan en la creación, las cuales existen como siete principios en el plano cósmico. Se llaman los Siete Sabios / Rishis o los Siete Jueces. Ellos han encarnado como las siete estrellas de la Osa Mayor y se han exteriorizado como siete rayos. Este principio se expresa también sobre la Tierra como siete grandes sabios, como siete niveles de conciencia y en los siete centros de energía del cuerpo humano.

La Astrología Espiritual explica que Sagitario es el signo del juicio y que los siete jueces están relacionados con este signo. Sagitario es el signo de la aspiración de objetivos nobles, en donde el estudiante espiritual sueña con convertirse en un sabio cuyos planes son uno con el plan cósmico.

Al comenzar esta imagen, trabajé con una foto de la Osa Mayor. Siete rayos en los colores relacionados con los Siete Sabios correspondientes, descienden a la Tierra. Allí, los Siete Rishis están representados como siete llamas, a las cuales superpuse sobre la forma de la Tierra. Una de las llamas irradia una silueta humana, en la cual una línea con los colores del arcoíris representa a los siete centros. La silueta está sobre una radiante esfera azulada, mirando hacia la Tierra. El globo, rodeado de un aura sutil, se presenta como el discípulo de un gran sabio. La imagen tiene un fondo azul, el color de Júpiter, el regente de Sagitario.


112

Capricornio - El Monte, la Estrella, la Túnica Blanca y el Portal de la Muerte

8 de Septiembre 2016, lápices y trabajo fotográfico

Capricornio está representado como la cima de una montaña, el punto de encuentro entre el espíritu y la materia. En este estado tan sutil y translúcido, la individualidad se vuelve tan pura y transparente que la Luz superior brilla a través de ella. La personalidad asciende al Yo superior, y el alma se prepara para recibir las energías de la súper alma. Cuando la súper alma desciende en una forma, la conciencia crística nace en un recipiente puro. En el Nuevo Testamento, este cuerpo puro de luz se llama “la radiante túnica blanca”. Después de conquistada la personalidad, el alma es glorificada en el Monte de la Transfiguración. Es también el Monte Sinaí, donde Moisés experimentó el “YO SOY ESE YO SOY” en la zarza ardiente. El cuerpo puro de luz está simbolizado por una estrella radiante de cinco puntas. Esta estrella personifica también a la forma del hombre con sus brazos extendidos, las dos piernas y la cabeza. Podemos tomar esta posición y visualizar con los ojos cerrados, cómo entra en nosotros la luz naranja o dorada.

Se puede ver este simbolismo representado en esta pintura. Para la luz naranja, transformé la foto de una nebulosa cósmica; para el monte, la parte superior de una montaña suiza. La figura de Cristo fue creada de una imagen india.

A Capricornio se lo llama también el portal de la muerte, la liberación del cautiverio de la forma. A Cáncer, el signo opuesto, se lo llama el portal de la vida terrenal, donde las almas se pierden en la materia. Cáncer está regido por la Luna. Representé al ciclo de encarnaciones con las fases lunares desde la no-luna (luna nueva) a la luna llena y el regreso a la no-luna. La luna llena está ubicada en el centro de una gran Luna creciente, símbolo de la conciencia aprisionada en la forma. Los globos de luz pálida de la parte inferior representan a las almas cautivas en la materia.


113

Acuario – El Cántaro de Acuario y el Danzarín Eterno

8 de Octubre2016, lápices y trabajo fotográfico

Las enseñanzas de la Sabiduría describen al proceso de la manifestación como un túnel en donde de un lado está la creación y del otro lado hay un vacío aparente, el espacio potencial. Esto ha sido ilustrado con el símbolo del cántaro de Acuario. Éste tiene dos aberturas – de un lado se ve el derramamiento continuo de agua, pero del otro lado no ingresa agua.

Las olas del océano del espacio provienen de esa fuente en movimientos rítmicos parecidos a una danza. El Señor de este principio vibratorio de la creación es Shiva, como el Danzarín Eterno llamado Nataraja. Si su danza finalizara, la creación llegaría a su fin.

Para la imagen tomé la foto de una estatua de Shiva danzante de mi oficina, y creé un cántaro de Acuario que derrama chorros de agua. El cántaro resplandece en violeta y azul, los colores de Acuario. El arco de llamas que lo rodea representa a la esfera en la cual está ocurriendo la manifestación. Shiva está danzando en la corriente de agua, la cual despliega los colores del espectro. Está rodeado de formas serpentinas sobre un fondo estrellado, simbolizando las vibraciones del espacio. La pulsación rítmica del espacio está representada por su pequeño tambor en el lado izquierdo. El globo que está abajo en la parte posterior, representa a la Tierra recibiendo las energías de Acuario.


115

Aries – Penetración

12 de diciembre de 2016, lápices y trabajo fotográfico

Los antiguos profetas védicos describieron la sabiduría profunda con la ayuda de símbolos. Ellos vieron la manifestación de una nueva creación como si saliera de un huevo áureo y penetrara en las diferentes dimensiones del espacio. Ellos visualizaron el comienzo de un nuevo ciclo con la historia de cómo fue cortada la cabeza del orgulloso Daksha y reemplazada por la cabeza de un carnero, el símbolo de Aries, el poder de ir hacia adelante y penetrar. Ellos tomaron además al caballo como símbolo de la fuerza vital y vieron a Aries como la cabeza del caballo. Los rayos del Sol, el transmisor de la fuerza vital, han sido llamados los caballos, y los siete rayos se han visualizado como siete caballos que tiran del carruaje del Sol. Se entiende que los rayos del Sol se difunden en el espacio, estando presentes al mismo tiempo en el Sol, en la Tierra y en el espacio intermedio.

Al meditar sobre esos símbolos y cualidades durante varios días, la imagen se desarrolló lentamente. Tomé la cabeza de carnero de la foto de una fuente en la antigua ciudad de Berna. La coloqué dentro de un círculo de doce soles y creé una esfera con los siete colores del espectro sobre el fondo de un espacio estrellado. En el medio del círculo coloqué una forma de huevo desde la que se difunde la luz – un símbolo de la Profundidad Primordial, Aditi, la Madre, quien dio a luz a los Devas, comenzando con el Dios Sol.

En la parte inferior de la imagen creé una esfera de fuego alrededor del Sol y coloqué siete cabezas de caballos blancos y les agregué llamas con los colores de los siete rayos. Creé las cabezas de los caballos con la ayuda de una foto de Wikipedia de “Aleph” mostrando la cuadriga de la puerta de Brandenburgo en Berlín de noche.


116

Tauro – La Flauta de Krishna, los Centros Microcósmico y Macrocósmico

29 de Enero 2017, lápices y trabajo fotográfico

La sabiduría oriental reconoce siete puntos sensibles a lo largo de la columna vertebral y en la cabeza, los siete chakras. Se los compara con la flauta de Krishna con la cual él encanta a sus semejantes. Los siete centros están contenidos nuevamente en la región entre el centro laríngeo y un punto exactamente encima del centro Ajna, llamado el lugar de nacimiento de Indra. Existen otros siete centros encima del cuello, el área gobernada por Tauro. En el nivel solar-cósmico, esos centros están relacionados con las siete estrellas de la constelación de las Pléyades. Las secreciones de las glándulas de esa región del cuerpo han sido llamadas el alimento espiritual con el cual las Pléyades alimentan al discípulo. De acuerdo con ‘Astrología Espiritual’, las Pléyades se han descrito como las esposas de los siete grandes sabios que forman la constelación de la Osa Mayor. Ellas establecen una conexión entre las siete estrellas de la Osa Mayor y los siete centros encima del cuello del discípulo.

Para visualizar esas relaciones creé la forma sutil de la cabeza como dos áreas ovales de luz. Coloqué la flauta de Krishna en diagonal como la columna vertebral, la que creé fusionando y transformando las imágenes de una flauta de bambú y una flauta de bronce, agregándole siete puntos blancos. Creé los centros macrocósmicos de las Pléyades y de la Osa Mayor conectados a la cabeza con siete rayos de luz, donde se pueden ver las contrapartes microcósmicas. Los siete centros encima del cuello están simbolizados por siete estrellas conectadas a la cabeza con los colores del arco iris.

Con la ayuda de la foto de un lingam creé la representación simbólica de los diferentes niveles de conciencia y los coloqué debajo de la flauta y encima de una pluma de pavo real, símbolo del Señor Krishna, que constituye el trasfondo.


119

Leo – Hércules Conquistando al León Interior

20 de Abril 2017, lápices y trabajo fotográfico

La historia de Hércules es el viaje simbólico de la transformación interior y la iniciación. Hércules representa al aspirante que se convierte en discípulo y se reconoce como un alma. Más tarde, él continúa ascendiendo para reconocer al Alma Universal. Los trabajos de Hércules son un viaje a través del zodíaco y el quinto trabajo corresponde a Leo.

A Hércules se le pide que mate al león de Nemea. El león representa nuestra naturaleza inferior, la personalidad. Matar al león significa superar nuestro ego y reconocer nuestra identidad como almas. La cueva del león es el corazón. Entramos en ella y escuchamos el sonido de la respiración, que se compara con el rugido del león. Observando la pulsación, entramos lentamente en la pulsación sutil; esto se llama "entrar en la cueva dentro de la cueva". En un estado meditativo profundo, cuando cesa la respiración nos encontramos con el Yo Superior. Solamente existe el pensamiento original "YO SOY"; no hay otro pensamiento. Cuando ya no existe la identificación con la personalidad, se ha "matado al león”. Sin embargo, el Maestro le dice a Hércules que el león tiene que ser vencido una y otra vez, de lo contrario regresará

Para Hércules luchando en la cueva con el león, trabajé sobre una foto (Wikimedia: Sailko) de un broche del Renacimiento. En el fondo está el iniciado transformado, que se ha reconocido a sí mismo como una parte del Alma Universal. Para esto usé una foto (Wikimedia: Wouter Engler) de una estatua de bronce de Hércules de fines del siglo2, excavada en Pompeya (Museos Vaticanos). El color dorado de la estatua simboliza al cuerpo etérico del iniciado, donde la luz divina se refleja desde arriba.


121

Libra – Nyasa Vidya, Ajustándose a los Niveles

19 de Junio 2017, lápices y trabajo fotográfico

Los sabios orientales han desarrollado una ciencia de la superposición llamada Nyasa Vidya, donde ellos se imaginan a sí mismos impregnando toda la Tierra o el cosmos. Ellos meditan en el Polo Norte en su centro de la cabeza, en el Polo Sur en su centro de base, en el ecuador en su plexo solar y en los Himalayas en su corazón. Estudian interiormente las corrientes magnéticas que fluyen alrededor de la Tierra y las utilizan para purificar los centros a lo largo de la columna vertebral y para liberarse de los pensamientos provenientes de las influencias personales.

De la misma manera, también se pueden establecer correspondencias entre las partes del cuerpo y los planetas, los signos solares o los niveles de conciencia. Cuando nuestra orientación hacia un sistema mayor es absoluta, las energías de nuestro sistema se reordenan de acuerdo con el sistema mayor. El desorden se vuelve a poner en orden; de este modo uno irradia y permanece magnético.

Para describir estas dimensiones, coloqué la silueta de un cuerpo humano sobre una imagen del globo. Creé el resplandor de los centros internos usando las fotos de piedras preciosas de aguamarina y de un loto. Se ven las líneas del campo magnético como el aura humana y el aura planetaria. El eje central de la columna vertebral se prolonga a través del eje central de la Tierra hacia un eje galáctico. Para la visualización de los siete niveles de conciencia, transformé y multipliqué extractos de una foto de la NASA de la galaxia del Sombrero.


122

Escorpio – La Caída del Espíritu y el Nacimiento en el Huevo del Espacio

25 de Julio 2017, lápices y trabajo fotográfico

La actividad de Escorpio se caracteriza por el descenso del espíritu a la materia, en la forma de una espiral convergente. Desde los planos superiores, la conciencia cae en los estados de la materia densa y queda aprisionada en el espacio como en un huevo. Esta caída es comparable a un cono invertido con una serpiente enroscada en su interior. De la misma manera, cuando el alma humana desciende al vientre de la madre, pierde la conciencia del espíritu. Toma eones de tiempo hasta que el alma supere nuevamente las limitaciones de la materia y llegue a su fuente, la unión con el espíritu.

Para ilustrar el descenso del espíritu desde los planos cósmicos, creé una espiral semejante a una serpiente, rodeada de polvo de estrellas. La forma de cono invertido se creó con la imagen de la concha de un molusco. Está rodeada a ambos lados por una lluvia de polvo de estrellas.

En la parte inferior de la imagen coloqué tres huevos: un huevo pequeño en el vientre de Eva, la primera mujer de acuerdo con la Biblia; uno más grande en la mitad inferior del cuerpo de Eva, como símbolo del triunfo sobre el yo inferior; el tercer huevo rodea a Eva y se funde con la espiral - un símbolo del alma individual, la cual en el sendero de ascenso se abre a la súper-alma. La estatua original de Eva, realizada por Jacob Ungerer en 1910, se encuentra en el ayuntamiento de Hamburgo.

La línea inferior es oscura. Desde ella se eleva el contorno rojizo de una ciudad, hecho con una foto de fachadas de casas de Buenos Aires. Las mega-ciudades son lugares donde muchas almas humanas viven bajo la presión de la vida material moderna.


123

Sagitario – Contemplaciones sagitarianas

15 de Agosto 2017, lápices y trabajo fotográfico

Somos un microcosmos que contiene a todas las inteligencias que constituyen a la persona cósmica. Cuando contemplamos sobre esta relación, nos damos cuenta de que somos esencialmente lo mismo que el ser cósmico y lentamente recuperamos la perfección original.

Nuestro cuerpo está anclado en la materia en el Muladhara, el centro de base. Esotéricamente, el Muladhara superior está vinculado con Sagitario. Está presidido por Ganesha, el principio jupiteriano cósmico. Cuando se lo venera, Ganesha permite experimentar la luz brillante del interior de la columna vertebral y un veloz movimiento ascendente desde Muladhara a Sahasrara. El ascenso de la conciencia está simbolizado por el águila.

Creé una silueta de la persona cósmica con una foto de la NASA de un campo estelar de la constelación de Sagitario. Como Sagitario representa al tiempo previo al amanecer, fusioné una foto de un amanecer con las estrellas. A los pies de la estatua amarillo dorada de Ganesha hay un loto como símbolo del Muladhara. El eje central de la columna cerebro-espinal está formado con un chorro de agua. El águila en vuelo está situada en el centro Ajna de la persona cósmica y una estrella azul radiante constituye la parte superior del Sahasrara.


124

La Persona Cósmica

24 de Agosto 2017, lápices y trabajo fotográfico

De acuerdo con las enseñanzas de la sabiduría, el patrón básico del ser humano proviene de la estructura de la Persona Cósmica, llamada Purusha en el Este. Nosotros como persona interna, somos en esencia lo mismo que la Persona Cósmica. Al mirar hacia adentro se crea el contacto con la Persona interna y de este modo se abren las puertas para encontrar a la Persona Cósmica en el exterior. La Persona interna se llama Yo Superior o Alma. Su sombra externa es el yo inferior o la personalidad. La Persona Cósmica externa se llama Súper-Alma. Cuando contemplamos en la Persona Cósmica interna comenzamos a reconocer nuestra identidad con la Persona Cósmica.

Para la imagen “Sagitario – Contemplación sagitariana”, creé una silueta de la Persona Cósmica con una foto de la NASA de un campo de estrellas en la constelación de Sagitario. La tomé como una imagen aislada y volví a trabajar un poco sobre ella respecto a la forma, las estrellas y los colores.


125

Capricornio - La Columna de Conciencia

11 Septiembre 2017, lápices y trabajo fotográfico

En el interior de la columna vertebral está el flujo esencial de la conciencia y la luz. Es como un eje iluminado, llamado Sushumna. Nosotros podemos entrar en él y experimentarnos a nosotros mismos como una columna de conciencia que va desde la parte superior de la cabeza hasta el centro base. Esta columna es el eje central de nuestra existencia. Los siete centros de energía y sus correspondientes planos de conciencia emergen de ella. En nuestra meditación, podemos visualizar que subimos y bajamos en esta columna y que ascendemos a planos superiores a través de ella.

Una foto de la parte central del interior de una turbina de agua sirvió como eje central, rodeado por una espiral. Eliminé los travesaños del montaje y luego creé la forma cónica de la columna central de luz blanco-azulada. La columna de Sushumna está rodeada por una línea amarilla y amarillo-dorada, representando las líneas sutiles de la energía de los nadis Ida y Pingala. Y la espiral indica el movimiento en espiral de la energía ascendente de Kundalini.

Lotos en diferentes colores muestran los centros de energía a lo largo del eje central. Ellos están rodeados de formas ovales simbolizando los diversos planos de existencia y consciencia. El semicírculo en la parte superior rodeado de una luz radiante, indica la entrada desde donde desciende la conciencia ilimitada al interior de la columna vertical como una chispa individual de luz- el Yo Soy. Se ve como la joya estrellada en el loto del centro de la cabeza.


126

Acuario – El Señor del Ojo

17 de Octubre 2017, lápices y trabajo fotográfico

De acuerdo con las enseñanzas de la sabiduría oriental, toda la creación se exterioriza a través de un impulso proveniente del trasfondo de la existencia. Ha sido descrito como una luz que surge del “Ojo de Shiva”. Al final de una creación, todo es absorbido nuevamente en este ojo del Señor de la Voluntad divina, hasta que se produce la creación siguiente.

El pasaje del surgimiento y la fusión se llama el punto de Acuario. En el cuerpo humano, corresponde al ojo superior, el tercer ojo, en la parte superior de la frente. Cuando este “Ojo de Shiva” se abre en nosotros, es como un relámpago que expresa la voluntad divina pasando a través de todo el sistema. Este ojo puede crear y destruir, por lo tanto no se puede entregar el conocimiento acera de él a la humanidad actual, la cual está orientada egoístamente.

Para visualizar el primer impulso fusioné las imágenes de ondas sobre una superficie de agua, una galaxia y amaneceres. Transformé la foto de una estatua de Shiva (Wikimedia: Kachnar City, autor Diveshsc) sosteniendo un tridente, con un tambor y un mala, símbolos de la vibración del sonido y del éter. La serpiente que rodea su cuello representa a la energía de kundalini elevada a los planos creativos. Desde su tercer ojo, el impulso del fuego eléctrico penetra en todos los planos de existencia.