« ATRÁS
EN - DE - FR - ES

114

Piscis - El Gran Pez y la Semilla del Universo

14 de noviembre 2016, lápices y trabajo fotográfico

Piscis representa la disolución de un estado viejo, seguida de un intervalo y el comienzo de un nuevo ciclo. Las historias de los diluvios mayores y menores corresponden a los ciclos mensuales de la luna nueva y la luna llena, o a la finalización y el comienzo del año solar. Las Enseñanzas de la Sabiduría explican que la Tierra, el sistema solar y también el universo, atraviesan tales ciclos. Hay disoluciones periódicas llamadas Pralayas. Las semillas de la creación anterior se conservan a través de la “inundación” en un vehículo simbolizado por un barco, y el Señor en la forma de un Gran Pez lleva las semillas a la nueva creación.

Visualicé el ciclo como un círculo con un punto central, símbolo del Sol. Al mismo tiempo el punto central es también como un Sol desde donde emerge una corriente. El agua de la inundación está sumergiendo parcialmente al círculo. El Gran Pez ha arrastrado el barco con los Manus, las semillas de la nueva creación, hasta este punto de transición. La representación de los Manus fue creada sobre la base de una antigua ilustración del Mahabharata de Ramanarayanadatta Astri.


102

Piscis –Alfa en Omega, Omega en Alfa

12 de Noviembre 2015, lápices y trabajo fotográfico

Se considera que Piscis es el fin del año zodiacal que conduce al ciclo anual siguiente, comenzando con el equinoccio primaveral. Para un discípulo en el sendero espiritual, Piscis es el comienzo del ciclo, ya que él se mueve hacia el origen en dirección retrógrada. En la astrología mundana, Piscis corresponde a los pies, mientras que en el discípulo está ubicado encima de la cabeza. En el cuerpo del yogui, se relaciona con la glándula pineal y el cuerpo pituitario, los cuales ayudan a producir la luz del Puente Superior hacia los reinos cósmicos de conciencia. Esta luz es la expresión del eterno AHORA, la fusión del comienzo y el final de la creación.

La imagen que recibí al meditar en Piscis consistió en dos globos que se tocan entre sí, con una luz en el medio y una cabeza debajo. Interpreté a las esferas de los globos como el contacto del pasado con el futuro en la luz de la presencia. Las dos esferas que se tocan dan el glifo del signo de Piscis. Lo creé fusionando varias fotos, la Tierra, la estrella Fomalhault de la constelación de Piscis y un loto.

Para la cabeza, fusioné una cabeza tallada en madera y una de porcelana del Bodhisattva Quan Yin, la correspondencia femenina de Buda, venerada especialmente en el Lejano Oriente. Ella es la Diosa de la Misericordia y en consecuencia una forma de la Madre del Mundo relacionada con Piscis. En la coronilla, simbolizando el centro de la cabeza, ella lleva una figura de Buda, la luz de la joya en el Loto. Sobre su frente le integré el puente de luz entre la pineal y la pituitaria, que conecta con la luz cósmica.

La luz azul profundo del fondo, fusiona en una totalidad a las estrellas del firmamento con las luces nocturnas de la Tierra y con el aura de Quan Yin.


91

Piscis – La Tabla del Universo

17 de Noviembre 2014, lápices y trabajo fotográfico

En la sabiduría oriental, el contenido del espacio se llama Akasha. Las impresiones de los ciclos de vida pasados están grabadas en los “registros akáshicos”, una especie de fotografía sutil. En “Astrología Espiritual”, Piscis representa esta “tabla del universo” sobre la cual un iniciado puede leer el pasado, el presente y el futuro de toda la creación. Piscis también preserva la información sobre la forma humana y su relación con la forma del hombre cósmico, la cual está oculta en las profundidades de nuestra conciencia.

Para ilustrar la apertura del sagrado contenido del espacio con sus registros sutiles, utilicé una imagen de las ventanas de una catedral gótica, con los vidrios manchados, a la que transformé y dupliqué. Para el hombre cósmico, extraje de una pintura india el rostro de Ishvara, la conciencia Maestra del universo y de nuestro propio ser. En su frente, se ve el sendero de luz que conecta la pineal y la pituitaria – que representan los dos peces de Piscis. Y arriba está la corona del centro de la cabeza. Abajo, coloqué el “mármol azul” de nuestra Tierra como la esfera de nuestra vida.Le superpuse la imagen de un embrión, simbolizando que nuestra forma está hecha a imagen y semejanza del hombre cósmico y que está en un proceso de desarrollo.

Piscis está regido por Neptuno, quien nos ayuda a fundir nuestra conciencia inferior (personalidad) en la conciencia superior o conciencia grupal. Usé una foto de Neptuno para crear el fondo de la imagen y darle la nota mística, pues Neptuno es el alma de nuestro Logos solar y está conectado con el alma cósmica de nuestro universo.

79

Piscis – La Ascensión, la Luz del Puente Superior

28 de Octubre 2013, lápices y trabajo fotográfico

Los signos del zodíaco tienen sus correspondencias en el cuerpo. Piscis está asociado no sólo con los pies sino también con el área de la parte superior de la cabeza, con la glándula pineal y con el cuerpo pituitario. Cuando se despierta la conciencia superior, comienza a manifestarse la luz entre esas dos glándulas y origina una ascensión a través de este puente superior de luz, más allá de las limitaciones del cuerpo. Piscis representa el ascenso del hombre a Dios; por eso se lo llama también el signo de la conclusión, del encuentro del “alfa y el omega” de la creación.

Para este cuadro usé una imagen de Jesús y de la transfiguración del Cristo, de una pintura de Fra Angelico (1442). Transformé esta pintura y fusioné la cara del Cristo con una imagen de Maitreya. Dispuse dos fotos de amaneceres frente a la imagen de Jesús, generando así la visión de centros etéricos radiantes. Aumenté la intensidad de los ojos que están observando al observador y creé una fusión de las esferas subjetiva y objetiva.

Para el fondo superior, modifiqué una foto de olas rodando sobre una playa, produciendo la impresión de la vastedad del océano etérico del espacio asociado con Neptuno, el regente de Piscis. Y el color del signo es el del cielo puro a la luz del día. Luego trabajé sobre el centro de la cabeza en medio del cual se ve la figura del Cristo que bendice.

65

Piscis: el Alfa y el Omega

28 de Octubre 2012, lápices, crayones y trabajo fotográfico

Piscis es un signo de sensibilidad y fluidez. Los dos peces del signo representan al alma y la personalidad. Los representé como un pez superior y un pez inferior, llevando al sol. El sol de la parte superior se refleja abajo, así como el alma se refleja en la personalidad. Detrás del pez inferior se ve el contorno de New York, simbolizando la vida atrapada en la materia. La escalera representa el ascenso y descenso de las almas. Los ángeles de la derecha y la izquierda están custodiando el sendero. Uno está dando su bendición; el otro sostiene un tesoro, el fruto de la sabiduría.

52

Piscis – La Madre Bendiciendo a la Tierra a través de la Gracia de su Mirada

22 de Octubre 2011, lápices, crayones y trabajo fotográfico

Meenakshi es la Madre que bendice a la Tierra a través de la gracia de su mirada. Para la Madre, tomé una ilustración de una diosa de India, pero reemplacé sus ojos por unos ojos azul brillante. Para mí, ellos simbolizan la insondable profundidad del amor maternal. Su luz irradia desde el centro de su frente. A los lados de la Tierra se ven las manos de Meenakshi; ellas sostienen y bendicen a la Tierra, cuya aura se convierte así en una flor radiante.

“Piscis es el escape espiritual de la muerte. El secreto de la longevidad está oculto en este signo. Los dos peces hacen las veces de los graciosos ojos de la madre naturaleza elevada (Meenakshi). El discípulo que está bajo la influencia de este signo o que ha nacido en este signo, puede transmitir y recibir la gracia a través de los ojos. Se dice que las larvas de una clase de pez del océano son incubadas con la mirada de la madre. Bendecir a través de la gracia de la Mirada es una de las facultades que heredará el discípulo de este signo.” Ekkirala Krishnamacharya: Astrología Espiritual.

35

Piscis – La Fusión. Síntesis de la Existencia

6 de Noviembre 2010, lápices, crayones y trabajo fotográfico

La astrología espiritual dice que Piscis representa la bendición a través de la mirada de los ojos de la Madre.

Para este cuadro utilicé una imagen de María y la transformé en azul. La rodeé con el anillo de la existencia eterna. Los peces la rodean sobre el arco ascendente y el arco descendente del círculo de la evolución. En la parte superior del lado izquierdo, un pez está deslizándose a través de la profundidad del espacio, donde se ve el signo y la constelación de Piscis. En la parte inferior del lado derecho, el otro pez está buceando en las profundidades de la materia, donde se ve un grupo de almas encarnadas en cuerpos humanos sobre el plano material. Se puede descubrir a Sri Kumar de pie en el lado izquierdo del cuadro, y al autor sentado en la parte inferior del lado derecho. Los colores azul noche representan el trasfondo de la existencia, el espacio potencial en el que se manifiestan todas las formas.