« ATRÁS
EN - DE - FR - ES

116

Tauro – La Flauta de Krishna, los Centros Microcósmico y Macrocósmico

29 de Enero 2017, lápices y trabajo fotográfico

La sabiduría oriental reconoce siete puntos sensibles a lo largo de la columna vertebral y en la cabeza, los siete chakras. Se los compara con la flauta de Krishna con la cual él encanta a sus semejantes. Los siete centros están contenidos nuevamente en la región entre el centro laríngeo y un punto exactamente encima del centro Ajna, llamado el lugar de nacimiento de Indra. Existen otros siete centros encima del cuello, el área gobernada por Tauro. En el nivel solar-cósmico, esos centros están relacionados con las siete estrellas de la constelación de las Pléyades. Las secreciones de las glándulas de esa región del cuerpo han sido llamadas el alimento espiritual con el cual las Pléyades alimentan al discípulo. De acuerdo con ‘Astrología Espiritual’, las Pléyades se han descrito como las esposas de los siete grandes sabios que forman la constelación de la Osa Mayor. Ellas establecen una conexión entre las siete estrellas de la Osa Mayor y los siete centros encima del cuello del discípulo.

Para visualizar esas relaciones creé la forma sutil de la cabeza como dos áreas ovales de luz. Coloqué la flauta de Krishna en diagonal como la columna vertebral, la que creé fusionando y transformando las imágenes de una flauta de bambú y una flauta de bronce, agregándole siete puntos blancos. Creé los centros macrocósmicos de las Pléyades y de la Osa Mayor conectados a la cabeza con siete rayos de luz, donde se pueden ver las contrapartes microcósmicas. Los siete centros encima del cuello están simbolizados por siete estrellas conectadas a la cabeza con los colores del arco iris.

Con la ayuda de la foto de un lingam creé la representación simbólica de los diferentes niveles de conciencia y los coloqué debajo de la flauta y encima de una pluma de pavo real, símbolo del Señor Krishna, que constituye el trasfondo.


104

Tauro- El Puente Superior y el Despertar del Tercer Ojo

25 de Diciembre 2015, lápices y trabajo fotográfico

Para ser capaces de percibir las estructuras energéticas de las esferas sutiles, es necesario desarrollar los órganos de los sentidos internos y purificar nuestro sistema mediante el recto vivir y las prácticas espirituales. Hay varios centros energéticos en el cuerpo. En el proceso de desenvolvimiento, se construye un puente entre la pineal y la pituitaria, conectando los centros sutiles correspondientes. Cuando se ha construido este puente de luz brillante, se abre el centro del tercer ojo y permite la percepción sutil. Cuando continua elevándose la conciencia, queda establecida una conexión entre el centro de la parte superior de la cabeza y el de más abajo.

El centro del tercer ojo está relacionado con Tauro; se lo llama el “ojo del toro” y gobierna el poder de la clarividencia. En el cosmos, corresponde a la estrella Aldebarán.

Para visualizar estas realidades sutiles, hice una “selfie” de la parte superior de mi cabeza. Superpose una imagen de Aldebarán con las estrellas que rodean a Tauro y construí el puente de luz y el tercer ojo con la ayuda de otras estrellas. Creé el centro de la cabeza transformando la imagen de una flor, cambiando la forma de los pétalos a un paisaje de una montaña. Luego trabajé sobre los colores y la luminosidad.


93

Tauro – El Toro y el Lingam

25 de Enero 2015, lápices y trabajo fotográfico

El lingam es un símbolo fundamental de la creación, de la forma primaria que surge del estado informe. La expresión de la Voluntad divina es como una chispa en el trasfondo del azul ilimitado. Tiene seis proyecciones desde su centro, las seis dimensiones que le dan la forma de una doble pirámide, la que también se interpreta como la forma de un lingam.

La Palabra divina emerge a través de las vibraciones del espacio, comprarándose al bramido del toro de Shiva. En Tauro, la constelación de Rohini conocida en occidente como Aldebarán, se considera que es el Ojo del Toro, o el punto de la emisión de la Palabra divina. El ojo está ubicado en nosotros en el tercer ojo sobre la frente. En los templos consagrados a Shiva en la forma de un lingam, se debe mirar al Señor a través de los cuernos del toro situado afuera del templo.

En el cuadro se ve a la doble pirámide y al lingam a través de los cuernos del toro. En el fondo coloqué una imagen de la constelación de Tauro, con Aldebarán en el centro. La estrella está rodeada por un loto, el principio del despliegue. Alrededor del punto central hay un globo con los tres colores originales del espectro, desplegándose hacia la columna central con los siete colores del arcoíris. Ellos representan los siete planos de la creación o el antahkarana superior de nuestra frente. La esfera roja flamígera del lingam sobre fondo azul expresa la potencia de la Voluntad divina produciendo la creación. Los símbolos centrales tomados en conjunto dan la forma del Ojo divino.

81

Tauro – Recibiendo la Afluencia

27 de Diciembre 2013, lápices y trabajo fotográfico

En el simbolismo de las escrituras puránicas se ha descrito al flujo de la vida como las aguas cósmicas del espacio que tenían que ser descendidas a la Tierra desde el plano del creador, Brahma. No había otro en la Tierra quien pudiera recibir la intensidad del flujo ígneo, llamado Ganga, sino Shiva, el Señor de la Voluntad Divina. De modo que un rey solar oró ardientemente durante largo tiempo hasta que Shiva aceptó recibir a Ganga.

Shiva, quien tiene la luna creciente sobre su cabeza, abrió su cabello y cuando Ganga descendió quedó atrapada en el cabello, reduciéndose su impacto antes de que se le permitiera descender desde su cabeza al corazón, y luego a los planos.

La cabeza de Shiva representa a Shamballa y el corazón del planeta es la Jerarquía Espiritual. Los seres humanos viven en los planos. Cada año en Aries, un nuevo impulso anual es recibido en Shamballa, en Tauro es transmitido a la Jerarquía, y en Géminis a la humanidad.

Para esta pintura elegí una imagen de Shiva con una hermosa sonrisa. La transformé un poquito, agregué la luna creciente en la cabeza de Shiva y coloqué una imagen del Monte Kailash en el fondo. Luego creé la esfera desde donde se vierten las energías en la cabeza de Shiva y desde allí, cambiando los colores a amarillo dorado, descienden a la Tierra. El aire está lleno con el flujo de las energías etéricas.

Ha de ser así permanecer en pleno flujo de la vida.

68

Tauro – La Flauta Magica de Krishna

21 de Diciembre 2012, lápices, crayones y trabajo fotográfico

Para este cuadro, tomé una foto de una estatua de Krishna de mi habitación, elegí para el fondo amarillo una imagen de un extracto del Retablo de Isenheimde Matthias Grünewld y otra para el domo de estrellas de la parte superior, de un escenario para la Flauta Mágica de Mozart por Karl Friedrich Schinkel; luego integré la imagen de un pavo real (abajo izquierda), el ave de Krishna. Le di color azul oscuro a la estatua, de modo que la imagen surgiera en violeta – el color mágico adecuado para Krishna con una “flauta mágica”.

54

Tauro – La Mujer en el Corazón del Hombre

12 de Febrero 2012, lápices, crayones y trabajo fotográfico

Esta pintura es en cierta forma una continuación de la pintura de Aries. Tomé la silueta de un hombre y coloqué una imagen de Lakshmi sentada sobre un loto, para que estuviera en la gruta del corazón del hombre. Ella está derramando su gracia y de esta manera se despliegan los centros de energía. También se ve un “corazón sobre la cabeza” que se despliega en el centro de un enorme loto en la parte superior, la conexión con el cosmos. El cuerpo está entrelazado de líneas de energía.

40

Cáncer – El Cangrejo, la Tortuga y el Escarabajo

8 de Mayo 2011, lápices, crayones y trabajo fotográfico

El Maestro EK explica que cuando la Tierra comenzó a inclinarse hacia atrás desde el punto más alto del solsticio de verano, el Sol parece desplazarse de costado desde el Norte hacia el Sur. Por eso se describe al Sol como un cangrejo cuando pasa a través de este signo. Una rama del simbolismo lo representa como un escarabajo que puede transformar a un gusano en una mariposa. Esto señala la transformación de la materia en mente, el pasaje al espíritu. El cuadro ilustra estos aspectos del simbolismo del signo.

Tomé la foto de un cangrejo corriendo en una playa, entre el agua y la tierra, i.e. entre el plano físico y el plano emocional; otra de una tortuga nadando en las aguas. La tortuga es el símbolo del hombre que ha aprendido a retirarse desde el exterior al interior y sale nuevamente cuando es necesario. La tortuga que está nadando, flota elegantemente a través de las aguas, porque ha superado el plano emocional. Y arriba se ven tres escarabajos mariquita que están volando. Ellos representan la etapa en que el alma se ha liberado de la materia densa de los tres planos inferiores y está ascendiendo a los vastos mundos del espíritu.

En el centro se ve la Luna derramando su luz sobre la superficie del agua. La Luna es el regente de Cáncer, y la luz que se refleja representa las ilusiones creadas cuando se ve sólo el reflejo y no el original. Hay un movimiento de velos rojizos alrededor de la Luna, para los cuales utilicé la imagen de una rosa, representando al corazón gobernado por Cáncer. La rosa representa también la naturaleza intuitiva y mística de este signo. En la esquina superior izquierda, se ve también el símbolo de Neptuno, el regente superior de Cáncer, y el glifo del signo en la esquina superior derecha.

22

Tauro – El Festival de Vaisakh

25 de abril 2010, lápices, crayones y trabajo fotográfico

Desde tiempo inmemorial, los Maestros de Sabiduría y sus discípulos se reúnen durante la Luna Llena de Vaisakh en el Valle de Vaisakha, cerca del Monte Kailash, para meditar y recibir el nuevo impulso del Plan Divino a ser desarrollado durante el año que llega. Mientras algunos se reúnen allí en el plano físico, muchos seres sublimes concurren a la asamblea en los planos sutiles.

Esta luna llena se llama también la luna llena de Buda, porque se dice que Buda encontró su iluminación durante una luna llena de Tauro. Pero Buda, que también permaneció en la Tierra para ayudar a la humanidad, transmite las energías de los círculos superiores en este tiempo auspicioso de la luna llena.

La pintura muestra el glifo de Tauro con el Señor Buda sentado en el medio. En la parte superior creciente del glifo se ve a Aldebarán, una estrella de la constelación de Tauro, desde donde “el bramido de la palabra divina” se vierte hacia abajo. En la parte superior izquierda se ve a Venus, el regente exotérico de Tauro. Del lado derecho, se ve la luna llena de Tauro, que también transmite las energías de Vulcano. Este es un planeta que todavía está oculto, que incorpora el aspecto superior de la Voluntad Divina, expresada simbólicamente a través de Gauri, el Toro, el vehículo del Señor Shiva.

Abajo se ve un valle con la congregación de un gran grupo de discípulos y una representación del MAESTRO en la forma del Maestro KPK en el medio. Alrededor del grupo hay seres sublimes en los éteres.